Campus Digital

CURSO DE ARQUEOLOGÍA Y PREHISTORIA
Dr. Alvaro Higueras

Sesión 6

Arqueología aplicada y su rol en las
 sociedades del siglo XXI


En esta séptima y última sesión queremos plantear los siguientes temas:

§  Tema 1: Introducción
§  Tema 2: Definiendo la arqueología aplicada
§  Tema 3: Un contexto especial y un concepto novedoso: Participación comunal y desarrollo sostenible
§  Tema 4: La importancia (y codicia) de las antigüedades
§  Tema 5: Arqueología y educación
§  Tema 6: Arqueología y museos
§  Tema 7: Arqueología y turismo
§  Conclusiones de la sesión 6: Arqueología y sociedad
§  Preguntas de la sesión 6 y finales del curso
§
 Recursos y Enlaces web recomendados de la sesión 6


Página principal  index logo    correo  mail logo



Tema 1

Introducción

En esta sesión profundizaremos aún más el tema del papel de la arqueología en la sociedad allende las fases de investigación propiamente arqueológicas de prospección, excavación y análisis.  En la sesión precedente vimos que la arqueología experimental es un importante vehículo para el desarrollo cuando adquiere un nivel de aplicación e inicia una fase de rehabilitación o implementación de recursos en coordinación con comunidades locales.

Así, en esta sesión veremos a la arqueología y a los arqueólogos y su envolvimiento e intereses en educación, museos, y turismo, tres temáticas de importante interés para el desarrollo cultural y económico de comunidades tanto locales como nacionales.  Estos temas conforman, de manera amplia, el campo de acción de la arqueología aplicada.

En el tema de la educación, nos referimos a políticas que prevean la periódica actualización e inclusión de los avances de la investigación en el currículo escolar y universitario aunado a una enseñanza permanente de la preservación del patrimonio cultural.  En el tema de museos, muy ligado a los propósitos educativos de difusión, nos concentraremos en el tema de contenido y presentación.  El tema de museos se ha diversificado con un notable aumento de la creación de museos de sitio y museos regionales, mientras que los museos nacionales deben redefinir su tarea de presentar una síntesis de la prehistoria de la nación.  Finalmente en el tema del turismo veremos casos de proyectos arqueológicos que concluyen sus esfuerzos de investigación con la creación de un museo de sitio y lo transforman en un centro cultural, y así en una sólida opción para integrarse en un circuito turístico regional.  Este es un tema de constante interés sobretodo en boga con el tema de desarrollo sostenible y la búsqueda de nuevas fuentes de ingreso (monetario) para la comunidad.
 


Tema 2

Definiendo la arqueología aplicada

La arqueología aplicada es la extensión de la investigación arqueológica a tareas con valores y potencial para el desarrollo (tecnología y turismo) y educacionales (museos, promoción del patrimonio, currículo educacional) en sociedades contemporáneas.  En el caso del tema de la tecnología prehistórica orientada al desarrollo, en la sesión 5 vimos como el Proyecto Agrícola Campos Elevados dirigido por Clark Erickson, después de una fase de experimentación, se dedicó a promocionar los campos elevados y a apoyar a las comunidades que querían implementarlos.

La definición de arqueología aplicada se refiere a dimensiones totalmente diferentes que los propósitos de la arqueología experimental (aun si esta última es muchas veces pre-requisito para la primera sobretodo en aspectos como los tecnológicos).  Pero los propósitos de la arqueología aplicada son bastante amplios.  Veamos algunas definiciones tomados de documentos de instituciones que usan el tema "arqueología aplicada" (vea lo que resulta de una búsqueda en Google).
 
En muchos casos el término "aplicación" en arqueología se refiere a la metodología arqueológica.  El Instituto de Tecnología Sligo (Irlanda) enseña bajo el tema de “arqueología aplicada”, temas como prospección, excavación, análisis de artefactos, análisis estadístico y computación, trabajo de campo, antropología física y anatomía animal, y conservación de materiales arqueológicos.  Es decir, la parte práctica, la metodología, de la disciplina arqueológica.  La Sociedad de Arqueología Americanaaentendida como la metodología de investigación arqueológicaa) prepararía mejores profesionales para empleos en arqueología pública y gerencia de recursos culturales (frente a programas universitarios que suelen ser muy académicos).

No siempre es así; algunos programas enfocan la “aplicación” de la arqueología hacia otros temas.  La Universidad Federal de Paraná (Brasil) ofrece un curso de arqueología aplicada que es una “reflexión sobre el rescate arqueológico, y el papel de la arqueología en áreas impactadas [por proyectos de desarrollo]: estudios de impacto ambiental y planos de manejo [de recursos].”  Otra definición es más general: la Universidad de África del Sur en su curso de arqueología aplicada enseña temas de conservación y legislación del patrimonio, turismo arqueológico, arqueología y educación, arqueología y la comunidad, arqueología pública, arqueología de contrato y gerencia de recursos culturales.

Finalmente, la Universidad del Oeste de Kentucky (EE.UU.) no usa el término "aplicada" pero propone un curso de arqueología pública que “examina la arqueología aplicada en el ámbito de la gerencia de recursos culturales y la educación pública; se enfatiza aspectos legales, metodología de campo, programas de educación pública y consideraciones éticas”.

El enfoque que favorecemos en esta sesión es este último: la arqueología aplicada es en esencia un arqueología pública.  Se trata de proyectos liderados por arqueólogos que los llevan a interactuar no con la esencia de la disciplina, excavaciones y análisis, pero con el público, las comunidades, y los gobiernos comunales o regionales, en todas sus facetas: gestiones de promoción, tareas de difusión, creación de museos, apoyando recursos de protesta en favor del patrimonio, alegando por la intangibilidad de zonas arqueológicas y naturales, etc.



Tema 3

Un contexto especial y un concepto novedoso: Participación comunal y desarrollo sostenible

El contexto

El contexto social que ha favorecido el florecimiento de las comunidades y políticas locales, al menos en el aspecto de iniciativas educativas y culturales, es un fenómeno reciente. Nos referimos a este contexto en especial pues es en él que los arqueólogos encuentran la demanda, el estímulo y el entusiasmo por desarrollar proyectos comunales dirigidos a difundir al público la prehistoria de la región en la que trabajan.  Muchos de los museos de sitio que se hallan en zonas rurales, fuera de centros urbanos, y cerca a los sitios arqueológicos, son producto de la labor de arqueólogos dedicados a la comunidad.

Después del ocaso de los gobiernos militares en América Latina, se iniciaron procesos de otorgar voz y voto a las comunidades indígenas en asuntos relacionados a su territorio e intereses.  Dos ejemplos de ello: mientras hace 30 años la explotación del gas de cualquier región andina hubiera sido una decisión unilateral del gobierno central (aplicada, si necesario, por la fuerza), hoy las comunidades podrán establecer un diálogo con las entidades pertinentes, tanto gubernamentales como privadas, para asegurarse que la explotación de sus tierras sea de beneficio para ellos. Un segundo ejemplo, muy ligado al quehacer arqueológico: además de obtener el permiso oficial para realizar trabajos arqueológicos en una región, los arqueólogos necesitarán el permiso oral de las comunidades en las cuales se lleva a cabo el trabajo. Si las comunidades no aceptan, no se podrá realizar ninguna prospección, y ciertamente ninguna excavación en esas tierras.

Este contexto social hace que las comunidades se preocupen mucho más, hoy en día,  de lo que ocurre a su alrededor. Y se preocuparán que la presencia de un proyecto arqueológico en sus tierras tenga algún producto positivo después de la partida del equipo de investigadores. Así como los éxitos de algún proyecto se miden por el grado de participación de una comunidad, el fracaso de otro también se puede relacionar a eventos que envuelven a la comunidad. Tal es una conclusión a la que llegó Erickson cuando vio que muchos de los campos elevados en tierras comunitarias habían fracasado, debido al éxodo de jóvenes y campesinos a zonas urbanas.  Ciertamente, son varios los factores de uno y otro lado de la ecuación de cooperación arqueólogo-comunidad que pueden impedir que esta cooperación sea fructífera; en el caso de Erickson el éxodo rural a las ciudades reducía la mano de obra disponible para los trabajos.

El concepto

Un concepto de actualidad e importante para evaluar los demás aspectos “sociales” de la arqueología es el de desarrollo sostenible.  Este concepto es relevante para dos temas que estamos tratando aquí: la tecnología y el turismo (este último incluye muchas veces el tema de museos).  En el tema de educación y ciertos aspectos de museos, la sostenibilidad no se mide en términos económicos, pero más bien en términos de la frecuencia de los contactos entre los planificadores del currículo y los especialistas, teniendo también en cuenta que la actualización de información puede ser más dinámica en un museo que en un sistema educativo.

Veamos la definición más aceptada de desarrollo sostenible, propuesta por Gro-Harlem Brundtland de la Organización Mundial de la Salud:

"…un compromiso compartido para un desarrollo económico ordenado, con entendimiento y respeto de las capacidades y limitaciones del medio ambiente para sostener crecimiento y actividad económica a largo plazo. Sostenibilidad significa manejar los recursos de una manera a satisfacer las necesidades de poblaciones de hoy sin comprometer la habilidad de futuras generaciones de satisfacer las suyas. Los procesos de desarrollo sostenibles no afectan negativamente poblaciones que habitan otras regiones (cercanas o lejanas) y permiten prosperidad al conjunto de la comunidad... (Brundtland Report, Our Common Future, Report of the World Commission on Environment and Development, Brundtland Commission 1989.)
 

Otras definiciones:
§
  Definiciones de desarrollo sostenible (Google) - T babel fish
§  Definición del Desarrollo sostenible, Banco Mundial


¿Cómo relacionamos esta definición a los casos de una arqueología aplicada? Lo veremos en los próximos temas.  Pero lo más importante es recordar que el concepto de sostenibilidad tiene una connotación de largo plazo, de larga duración, e implica que el desarrollo debe ser constante, duradero, y renovable.  Si bien crear circuitos turísticos implica desafíos e impactos bastante diferentes a los de, por ejemplo, una mina de oro, la afluencia de visitantes a un sitio que es patrimonio histórico o reserva ecológica puede tener implicaciones negativas para las poblaciones humanas y animales, la ecología y los bienes inmuebles de una región.

Recordemos que lo que se concibe hoy como tecnologías "tradicionales", muchas de ellas usadas por poblaciones prehistóricas, no son siempre sostenibles.  Hay varios ejemplos de sociedades prehistóricas que usaban y abusaban del medio ambiente sin haber podido prever las consecuencias.  Así, muchas sociedades de tipo complejo, grandes cacicazgos o estados, simplemente colapsaron luego de agotar los recursos naturales de su entorno (ello generó el colapso la organización central, revirtiendo los pobladores a una organización comunitaria, familiar). 

En nuestras sociedades contemporáneas la producción de alimentos y asuntos de supervivencia básica son temas que se han visto reducidos frente a los temas de intereses de desarrollo económico y laboral.  Lo cierto es que medio ambiente y patrimonio cultural, que pueden ser una importante fuente de riqueza, también se han visto ofuscados en procesos de modernización sin planificación.  Es sólo en los últimos diez años que ha aumentado el interés por el turismo ecológico y la agricultura ecológica y que las comunidades están concientes que la preservación de sus medio ambientes naturales y culturales es, a mediano plazo, un bien económico que deben preservar.  Veamos entonces en que campos de desarrollo social pueden contribuir los arqueólogos, y cómo lo pueden hacer de manera sostenible.

Además de revisar el texto de Erickson sobre la arqueología aplicada, presentado en la sesión 5, vea este recurso: Arqueología y la promoción de desarrollo sostenible (en inglés) - T babel fish




Tema 4

La importancia (y codicia) de las antigüedades

Volvemos en esta sesión a tocar un punto importante: la tarea de los arqueólogos y la difusión de sus trabajos se ve afectada por el problema de la destrucción del patrimonio prehistórico y por los huaqueros (como se les dice en Perú a los saqueadores de tumbas).  Hemos comentado este problema en la sesión 4 en relación a lo que este significaba para el estudio arqueológico de los entierros y la investigación de patrones funerarios, y en la sesión 0 cuando mencionamos su conexión con la actividad del comercio de antigüedades.  En este tema comentamos las implicancias de este problema y como afecta el desenvolvimiento del arqueólogo en su sociedad. 

El saqueo de tumbas o huaquería es muchas veces presentado como un fenómeno social: la pobreza de zonas rurales hace que los pobladores "minen" las huacas o montículos y excaven tumbas para conseguir artefactos que venderán en los mercados, si son piezas comunes, o a coleccionistas, si son piezas especiales.  Usualmente sólo los huaqueros profesionales que con su experiencia pueden obtener las piezas especiales que venden a los coleccionistas, y estos a su vez las colocan en las redes de tráfico de antigüedades.  Pero es casi seguro que los pobladores no obtendrán de esos saqueos artefactos con los cuales puedan verdaderamente enriquecerse. 

El huaqueo es también un fenómeno religioso (¿místico?) que se práctica la noche del Día de Todos los Santos o Día de los Muertos (1 de noviembre) en la costa norte de Perú, liberando en el proceso el alma de los ancestros.  Estas incidencias del saqueo de tumbas no hacen justicia a la realidad del problema durante todo el año: existe saqueo porque hay comerciantes dispuestos a comprar a altos precios artefactos prehistóricos, que revenderán a mayores precios.  Es un negocio en el cual la codicia por el artefacto más bello, más grande, más rico conmina a la constante búsqueda, pero no a manos de los coleccionistas pero de los huaqueros.  La pobre excusa que los coleccionistas ayudan a preservar el patrimonio evitando que las piezas se exporten es alarmante.  Esos mismos coleccionistas son los traficantes que venden las piezas al mejor postor.  Lo cierto es que al tener en sus manos artefactos que muchos jamás verán en su vida, los coleccionistas poseen unas fuente de información mayormente estética que muchos arqueólogos conciben como valiosa -y de ninguna manera contextual pues la información de su origen está perdida.

El mejor ejemplo de este punto de vista es el de los arqueólogos interesados en la iconografía y epigrafía de sociedades prehispánicas.  Lamentablemente, debido al desfase que hay entre el ritmo y avance del trabajo científico de los arqueólogos, una tarea pausada, y el saqueo de tumbas con piezas finas con rica decoración de los huaqueros, una tarea precipitada, muchos arqueólogos dedicados a la iconografía prehispánica se relacionan con huaqueros, coleccionistas y traficantes con el deseo de registrar la iconografía y decoración de las piezas importantes para sus archivos.  Así guardan registro fotográfico de piezas que terminarán en colecciones privadas, ya perdidas a la investigación científica, y escondidas del público.  Este tema de arqueólogos tratando de rescatar información relacionándose con los delincuentes del patrimonio generó mucho debate en círculos de la arqueología sobre la ética de tales relaciones.  La conclusión de este debate es que los arqueólogos deben distanciarse de personas dedicadas al huaqueo y dar por perdidas las piezas saqueadas. Este es aun un tema de discusión bastante intenso.

Es sólo en 1987 que el arqueólogo Walter Alva pudo excavar científicamente una tumba real de la sociedad Moche en Sipán (la última tumba de este tipo, y bastante más pobre, fue excavada por D. Strong: la "tumba del guerrero" en los años 40).  Infelizmente, los arqueólogos accedieron a la tumba sólo después de ser descubierta por huaqueros.  Estos últimos obtuvieron las primeras piezas que fueron rápidamente vendidas a colecciones privadas de Perú y el extranjero.  Muchas de las piezas hallaron "abrigo" en la colección privada de uno de los coleccionistas (léase incitadores) al saqueo de ese año. (Esta colección de objetos saqueados y robados puede ser visitada.  Imagínese admirar sus vitrinas y pensar de donde proveyeron, y de la pérdida para la arqueología en su estudio de las jerarquías y organización de sociedades prehistóricas.)  Es más, las piezas de la colección privada fueron fotografiadas por la revista National Geographic para el artículo sobre Sipán que se publicó en octubre 1988.  Tal artículo, redactado por Walter Alva, narraba los incidentes al llegar los arqueólogos y la policía a tomar posesión de la huaca y los primeros descubrimientos hechos por los arqueólogos de las tumbas que no fueron profanadas por los huaqueros.

  "Descubriendo la tumba intacta más rica del
Nuevo Mundo" (
National Geographic, octubre 1988).

Lo cierto es que el descubrimiento de la tumba de Sipán y la intervención de los arqueólogos fue decisiva en cambiar el estatus de la arqueología y sus tareas en la sociedad peruana.  Por primera vez, en medio del circo mediático que rodeó el evento, los arqueólogos se mostraban como un instrumento importante de la sociedad civil peruana, preparados a defender el patrimonio arqueológico del país y luego estudiarlo de manera sistemática.  Sabiendo que se trataba de la tumba más rica descubierta por arqueólogos en los Andes, el desarrollo de la excavación fue seguido de cerca por los medios de comunicación, y cada una de las tres grandes tumbas del montículo fueron promocionadas como excepcionales ejemplos del desarrollo de las sociedades prehispánicas.

Ciertamente, la intervención de los arqueólogos en Sipán no significó la desaparición de la actividad de huaqueo.  Al fin y al cabo, los coleccionistas no se verían derrotados tan fácilmente en su necesidad de adquirir más piezas y comerciar con ellas.  Por supuesto, no se puede saber si esta actividad aumentó o decreció, al hacerse más patente, con el episodio de Sipán, el gran daño que este le hacia al patrimonio arqueológico.

Una consecuencia importante de la situación de Sipán es que la sociedad civil fue testigo muy cercano del progreso de la tarea científica de excavación, recuperación y promoción de las riquezas de las tumbas, proceso que ha culminado con la construcción del Museo de las Tumbas Reales de Sipán.  Así, se inició en Perú un periodo de importantes descubrimientos arqueológicos y proyectos de gran escala (muchas veces financiados por grande empresas privadas que observaron el impacto de las noticias sobre el pasado) que han permitido avanzar de manera importante nuestro entendimiento de las sociedades prehispánicas.  Ellos han sido posibles gracias a Sipán, proyecto que generó una muy buena recepción en el público de la labor de los arqueólogos.  Estos proyectos han favorecido varios temas: los patrones funerarios, con la excavación de importantes tumbas por los proyectos de Sipán y Sicán en Lambayeque y el proyecto de San José de Moro en Chepén, el arte mural de la sociedad Moche con los proyectos de Huaca el Brujo y de Huaca de la Luna en los valles de Chicama y Moche, respectivamente, y el estudio arquitectónico de las pirámides Moche, también en la Huaca de la Luna.  Estos grandes proyectos, así como aquellos de menor escala, gozan hoy en día de una mejor situación en la opinión pública, y por ende mejor acogida por las comunidades donde se desarrollan, por la mejor comprensión de las objetivos que los arqueólogos desean obtener con el trabajo minucioso de excavación y análisis.  Una parte importante de esta situación es ciertamente la más estrecha relación de los arqueólogos con la comunidad, una relación de culmina muchas veces con la construcción de un museo de sitio y una comunidad que se interesa en preservar su patrimonio. (vea el Museo de sitio de San José de Moro)



Tema 5

Arqueología y educación

Este tema, y los dos siguientes, requerirían de una dinámica contribución de opiniones de los alumnos.  Es de mayor interés para el tutor y posibles compañeros de curso conocer la percepción que tienen los participantes del rol de la arqueología en sus propias sociedades y comunidades. Con estos temas profundizaremos la relación de la arqueología y los arqueólogos con el público de la sociedad en la que trabaja.  Esta "sociedad" no se refiriere necesariamente a la comunidad en la que el arqueólogo investiga.  Muchos arqueólogos han justificado su trabajo de difusión a esta última escala, arguyendo que sus obligaciones eran con la comunidad que los acogió y apoyó para las investigaciones –de hecho sin ese mínimo trabajo de difusión e inclusión de la comunidad hubiera sido difícil realizar sus trabajos.  Sin embargo, sea a través de los mismos arqueólogos (en sus propios documentos) o de otros investigadores (que preparan síntesis o compendios de la prehistoria de una región) los avances de investigación necesitan difundirse a la sociedad general.

Las relaciones de los arqueólogos con el público no son una actividad "estándar", como lo son la investigación y la enseñanza en las universidades.  Es un fenómeno reciente, quizás de unos quince años, en el contexto de algunos países de Latinoamérica, de una mayor presencia de arqueólogos fuera de las aulas universitarias moviéndose más en las esferas de la comunidad, de los museos de sitio, y también de proyectos arqueológicos con un muy alto perfil publicitario con un fuerte énfasis en las comunidades modernas.  Ello parece ser una consecuencia de la fuente de financiación de grandes proyectos a largo plazo por parte de compañías privadas.  Pero también un interés de las poblaciones locales de desarrollar atracciones culturales en sus regiones, en un esfuerzo de diversificar sus economías hacia el turismo. 

El análisis de este tema particular se debería iniciar con una investigación de los esfuerzos de los investigadores en colaborar con los proyectos de creación del currículo escolar preparado por los departamentos o ministerios de educación, en especial a los temas, métodos y año escolar en que se enseña el periodo prehistórico.  Pero no podemos llevar a cabo en el contexto de esta sesión una investigación exhaustiva de la situación en los países de Latinoamérica.  Es una tarea muy grande que beneficiaría de la contribución de varios participantes.

En el caso de Perú, que me es más cercano, la situación es la siguiente: la prehistoria de los Andes Centrales, la región de Perú, se enseña únicamente en el segundo año de educación media (los alumnos tienen entre 12-14 años).  En años posteriores, de mayor madurez, el tema de la prehistoria no es parte de la enseñanza.  En un futuro desarrollo de esta sesión, analizaré los textos de enseñanza que se usan en la actualidad y su autoría.  Han habido en las últimas décadas intentos por parte de investigadores de presentar nuevas obras sobre el tema, en un lenguaje simple y didáctico.  Sobresalen las obras de síntesis de la prehistoria de Perú del arqueólogo L. G. Lumbreras, en ediciones de buen precio y lenguaje simple -si bien a veces muy generales-, o del arqueólogo F. Kauffman Doig cuyo Manual de Arqueología Peruana es una referencia clásica a para la cultura material y estilística de sociedades andinas, pero ninguna de ellas fue preparada especialmente para el año escolar en que son requeridas.  Ese fue el propósito del historiador Pablo Macera que en los años ochenta propuso un novedoso texto para la enseñanza de la prehistoria.  Este texto estaba organizado de manera cronológica pero con énfasis en las temáticas de desarrollo social y político que marcaron cada periodo: domesticación, aparición del algodón, la agricultura, las sociedades expansionistas y centralizadas, etc.  Infelizmente, este texto no fue adoptado como texto básico en la enseñanza escolar.  Varios compendios más recientes sobre arqueología andina están dirigidos a estudiantes más avanzados e investigadores de la prehistoria andina.

Este análisis es muy superficial y merece de mayor atención; aun más en el caso de otros países latinoamericanos.  Pero por el momento planteemos entonces algunas preguntas sobre las relaciones del arqueólogo con el foro educativo:

  • ¿Cuál es el impacto de los trabajos del arqueólogo en el currículo escolar nacional, en aquel regional, o quizás en el de la comunidad?
     
  • ¿Cuál es la relación entre los arqueólogos y los organismos encargados de establecer los programas de enseñanza del historia en colegios?  ¿Cuál es su relación con el currículo universitario?
     
  • ¿Cómo se debería impartir los conocimientos de la historia nacional, regional, o comunitaria? ¿A lo largo de varios años de estudio?  ¿En un sólo curso?
     
  • ¿Con qué otro programa se podría complementar la enseñanza de la prehistoria? ¿Ayudaría la enseñanza del manejo y gestión del patrimonio cultural a la valorización del pasado prehistórico y favorecería el cuidado de su herencia?
     
  • ¿Si es que en el ámbito del foro educativo el proceso de difusión de datos es lento e ineficaz, dónde y cuándo se podrían difundir los conocimientos que establece la arqueología?
     
Comentario final: Si es que la educación escolar no es favorecida como medio de difusión de información y actualizada en plazos cortos o medianos se crea una situación en la que los currículos escolares se encuentran errados sobre ciertos temas o tratan otros temas de manera superficial en los cuales la investigación ha hecho avances en el conocimiento de sociedades prehistóricas.  El tema de los plazos de actualización de los datos que se imparten en las escuelas es variable, dependiendo si se trata de libros y documentos (mediano plazo) o conocimientos impartidos por el profesor (a corto plazo - gracias a su periódica actualización); no es necesario que estas dos fuentes coincidan en su información, siempre y cuando el profesorado tenga la capacidad de subrayen las novedades y alteraciones al texto escrito.  Ahora pasemos a un área de diseminación de los datos arqueológicos que es bastante más conspicuo y dinámico que el sistema educativo.


Adenda: Arqueología, educación y el Internet:  No se puede dejar de evaluar el potencial del medio de comunicación del Internet y su valor para la diseminación de programas pedagógicos destinados a alumnos de edad escolar.  Esta es una tarea a cargo de instituciones ajenas al sistema educativo oficial, pero cuyo propósito es servir de apoyo a la educación en diversos asuntos incluyendo el patrimonio y la prehistoria.  Con la debida promoción entre el cuerpo docente, los alumnos con acceso a computadoras en sus aulas pueden complementar sus cursos, investigar temas, y preparar informes.  Tal es el propósito de estas sesiones que se han preparado en www.tiwanakuarcheo.net, y de otros recursos que mencionaré abajo. Estos sitios son importantes pues están preparados por especialistas y se redactan en forma y estilo accesibles a diversos grupos escolares.

Así, existen varios sitios de carácter eminentemente pedagógico que presentan explicaciones y entretenimiento relacionado con el pasado prehispánico.  El contenido y la creación de estos sitios, desligado de los programas oficiales, presenta un importante complemento de estudio para la formación impartida en las aulas de clase.  Veamos algunos de estos sitios, comenzando por www.tiwanakuarcheo.net, pues el propósito de muchos de sus recursos es esencialmente el de ser un complemento pedagógico.

M ó d u l o s  d e  A r q u e o l o g í a  A n d i n a J u e g o  d e  A r q u e o l o g í a  A n d i n a M ó d u l o s  d e  M e t o d o l o g í a  A r q u e o l ó g i c a M ó d u l o s  d e  A r q u e o l o g í a  A n d i n a

Los siguientes sitios destacan por los recursos de información sobre prehistoria y arqueología preparados con esmero y cuidado para un público de edad escolar y aficionado:


Esta no es más que una muestra de una gran diversidad de sitios disponibles.  Tanto los recursos integrales y temáticos como los recursos aislados son una importante fuente de ayuda en clase.  Ello requiere, sin embargo, un nivel de interés por parte de los docentes para encontrarles usando los muy eficientes motores de búsqueda disponibles hoy en Internet (especialmente www.google.com).

  • ¿Cómo concibe que los recursos disponibles en el Internet puedan complementar la enseñanza de la prehistoria en el foro escolar?
     
  • ¿Ayudaría esta profusión de sitios sobre arqueología creados por académicos y preparados por aficionados a promover un mejor cuidado del patrimonio cultural y la valorización del pasado prehistórico?



Tema 6

Arqueología y museos

Los museos son vehículos de diseminación de conocimiento más dinámicos, esencialmente por el eje  temas artefactos texto  con el que se elaboran las exposiciones permanentes o temporales.  En otras palabras, la opción de poder demostrar con piezas arqueológicas - de contextos documentados o no - la temática de una exposición hacen del museo un lugar especial para aprender de la evolución de sociedades prehistóricas - y cualquier otra.  Considerando la alta afluencia de grupos de escuela a los museos de carácter nacional o regional es un medio ideal para que los alumnos reconozcan, en un contexto muy gráfico y visual, las diferencias y desarrollo de las artes, la arquitectura, y 

Quisiera recalcar que las exhibiciones de los museos deben ser generadas por equipos encabezados por museógrafos, en las cuales los arqueólogos son sólo un componente importante del equipo consultivo y redactor.  En el marco de la concepción de espacio, de iluminación, de presentación y de estilo preparada por el museógrafo, el o los arqueólogos introducen la parte esencial del conocimiento del tema histórico y sus matices.  Hoy en día un museo concebido sin el aporte del especialista investigador es un museo que no cumplirá sus funciones pedagógicas.

Ciertamente, todo el carácter de la exhibición dependerá del tipo de museo que se visite.  El propósito pedagógico de un museo se lograría con una exhibición que haya sido concebida con el objetivo de ser "explicativa" - a diferencia de lo que se podría llamar un museo de carácter "apreciativo".  Hasta hace poco en el caso de Perú se podía decir que en la secuencia de desarrollo de museos se percibía una lógica de cambio de museos apreciativos hacia museos de carácter explicativo.  Esto ocurría tanto con los museos antiguos que reformulan su mensaje como con los nuevos museos.
 


© Museo Larco
 

En los museos antiguos, de los cuales el Museo Nacional de Perú y el Museo Larco Herrera son los ejemplos más importantes, se mostraba, a manera de depósitos abiertos, numerosos ejemplares de artefactos de cerámica, tela, metal y piedra acumulados en anaqueles y vitrinas como poca o casi ninguna explicación.  Aun así, lo cierto es que la congestión de objetos, la mala iluminación y la falta de textos -excepto breves notas afiliación cultural, número de inventario, y quizá una proveniencia general- hacían de este tipo de museo una exhibición no muy "apreciativa".  En este tipo de museo los investigadores podían entender mejor lo que se exhibía pues entendían a las piezas de una manera diferente que los ojos del visitante común quien recorría salas llenas de artefactos.  Pero las exhibiciones de museos no son para los investigadores (a diferencia de los depósitos). 

(hoy estos "depósitos" pueden  visitarse en el catálogo en línea del Museo Larco a disposición de aficionados e investigadores.  Los interesados en textiles andinos pueden hacer lo mismo el catálogo de textiles del MNAAH.)


Ambos museos han evolucionado a través de los años ((aunque en momentos diferentes) hacia un carácter más explicativo de sus exhibiciones.  El Museo Nacional lo hizo a partir del 1978 bajo la dirección de L. G. Lumbreras, mientras que el Museo Larco lo ha hecho pausadamente bajo la dirección de la familia Larco que lo gerencia.  Tanto es así que la sala de la fotografía arriba aun existe; aun con los importantes cambios del Museo Larco, esta sala debería permanecer como testigo a la inmensa evolución de los museos en Perú.

A fines de los ochenta, en un momento en el que el Museo Nacional había completado tu reformulación, y el Museo Larco la comenzaba gracias a una gestión algo más dinámica, surge una tercera opción en el Museo de la Nación.
 


Nota: La concentración de museos que contienen espacio dedicado a las sociedades prehistóricas andinas en Lima Metropolitana es impresionante.  He aquí para referencia una lista.  Museos públicos: Museo Nacional, Museo de la Cultura Peruana, Museo de Arte, Museo del Banco Central de Reserva; Museos privados: Museo Amano; Museo Larco, Museo de Oro; Museos universitariosMuseo Josefina Ramos de Cox (Universidad Católica), Museo de Arqueología de San Marcos, Museo de la Universidad Agraria; Museos de sitio: Museo de la Huaca Juliana, Museo de Pachacamac, Museo de Puruchuco. (Para un listado de los museos de Perú vea el directorio del Instituto Latinoamericano de Museos, donde encontrará listas para otros países de Latinoamérica, como para Ecuador.  Vea también esta rica lista del LANIC)



La constitución de un museo

Si bien el museo, a diferentes escalas, es el vehículo más conspicuo de diseminación de información arqueológica, es válido preguntarse si es que los museos que se construyen sobre temas prehistóricos tienen un carácter arqueológico o simplemente cultural e histórico.  Esta no es una pregunta redundante: el museo puede por un lado, y de manera más tradicional, ser una composición del desarrollo cultural de una región o nación; por otro lado, el museo puede enfatizar más aspectos puntuales como tecnologías, como arquitectura, trabajos hidráulicos, artes y artesanías prehistóricas.  Los museos que se dedican exclusivamente a estos últimos temas son muy escasos pero ello no quiere decir que no se planeen museos de temática muy precisa. 
 


Una de las impresionantes reconstrucciones
de las tumbas reales en el Museo de Sipán, Lambayeque. © helgeroe.com

 

Es el caso de los nuevos museos lambayecanos: Museo Tumbas Reales y el Museo Sicán que se concentran en las tumbas de Sipán y en la cultura Sicán, respectivamente.  Es quizás también la prerrogativa (y la limitación) del museo de sitio de crear una exhibición que se refiera directamente a los trabajos arqueológicos que se realizaron en el sitio; el museo de sitio enfatiza la investigación, los hallazgos y la importancia del sitio en un marco regional de la sociedad que representa.

El Museo de la Nación creado en 1988 incluía una importante sección dedicada a la prehistoria de Perú.  En un medio museográfico muy rico, pero no necesariamente novedoso, la tarea de museógrafos y arqueólogos en este nuevo museo era producir una exhibición que explorara, con el uso de diversos medios gráficos, otras facetas de las sociedades prehistóricas, allende los estilos de cerámica, los tipos de formas de objetos y las piezas excepcionales.


El equipo que preparaba el guión de la nueva exhibición se enfrentaba a un tema de gran interés no sólo académico sino práctico: cómo concebir un museo que enfatice la explicación del proceso cultural, frente a un museo que mostraba los logros artísticos y estéticos de las sociedades prehistóricas concebidas como bloques culturales.  Hallamos en esta última concepción una importante discrepancia con la misma tarea de los arqueólogos que, en el caso andino, sin abogar ciegamente por la difusión de ideas, estilos, y técnicas entre sociedades, sí entiende la evolución de las poblaciones de la costa o la sierra como estrechamente ligadas en conocimientos, tradiciones, costumbres a través de los siglos.  Si las similitudes que son denominador común entre sociedades no son subrayadas en una exhibición tradicional, es posible que una exhibición que enfatice el concepto de proceso cultural pueda transmitir esa idea al público.  Por otro lado, es muy posible que las exposiciones de carácter temático (por ejemplo, caza y pesca en la prehistoria, o tecnologías del metal en los Andes u otros de este tipo) puedan logar ese propósito con mayor facilidad.

En la nueva exposición prehispánica del Museo de la Nación se presentó así una serie de recursos visuales como maquetas arquitectónicas, reconstrucciones de tamaño natural de pinturas murales y petroglifos, una tumba Chancay y el recinto del Lanzón de Chavín de Huantar, mapas y diagramas que hilaban entre una exposición concebida como un proceso de la cultura prehispánica, sin plantear ese proceso como algo monolítico, pero como un largo periodo de cambios y transformaciones en el que diversas sociedades se enriquecían entre ellas.  El objetivo principal era presentar de una forma novedosa las similitudes y diferencias entre sociedades que en muchos casos fueron contemporáneas y tuvieron relaciones entre ellas (aunque la forma e intensidad de ellas son temas que aun se investi gan bacbakground) y de sociedades que encuentran en su región los vestigios de sociedades pasadas (y los restos materiales de estas habrían influenciado aspectos de las nuevas sociedades).


Un nuevo museo en Cusco: de lo explicativo a lo apreciativo (tercera escena...)

Es alentador que la secuencia que mencionábamos arriba de una evolución en el ámbito del museo de exhibiciones "apreciativas" a aquellas "explicativas" predomine en la museografía aplicada en Perú, excepto por el caso reciente del Museo Precolombino del Cusco.  Este es un caso perfecto para debatir lo positivo y negativo de cada una de las dos opciones sugeridas.

La creación en el Cusco del Museo de Arte Precolombino representa la "institucionalización" del proyecto del "coleccionista" en un tiempo, espacio y clima cultural donde las actividades del coleccionista parecían más bien restringidas.  La suerte de los museos de "coleccionistas" han sido variadas, dependiendo de cómo se adaptaron a las nuevas situaciones culturales: el Museo Larco, como dijimos arriba, ha evolucionado en su esencia y forma; el Museo de Oro ha perpetrado el afán exhibicionista del coleccionista, tanto así que recurría a una seria cantidad de piezas falsas para realzar la colección; el "Museo" Poli es la colección privada que contiene las primeras piezas saqueadas de Sipán y se visita por cita y en grupos pequeños.  En este caso, el exhibicionismo del coleccionista no se manifiesta únicamente en la exhibición de piezas pero en la diatriba personal del dueño de la colección de sus aventuras, robos, engaños y, sobretodo, poco aprecio por los arqueólogos y quienes tienen la tarea de velar por el patrimonio arqueológico.  Destaca entre estos coleccionistas la figura de Rafael Larco Hoyle, un hacendado con profundo interés académico.  El Museo Larco guarda las colecciones amasadas por Rafael Larco en sus excavaciones de sitios arqueológicos dentro de su hacienda en la costa norte (y otras piezas adquiridas por otros medios).  Sin embargo, Rafael Larco también fue un notable investigador que publicó importantes tratados de arqueología, especialmente Los Mochicas.

Así, con la creación del Museo Precolombino, cuyo promotor es el Museo Larco, es la agenda del coleccionista que se impone: enfatizar los logros estéticos de la artesanía prehispánica, o mejor dicho, no concebirla simplemente como artesanía sino darle una enfática y inequívoca categoría de arte (por supuesto, desde un punto de vista occidental).  ¿Cuál es el problema?  El deseo de los creadores del museo que los visitantes se "imbuyan" de la maestría artística de los artesanos prehispánicos, que, creen ellos, lograrán recorriendo las clínicas y minimalistas salas del museo, percibiendo esos logros de perspectiva, gamas cromáticas, composición (valores que juzgan al arte de occidental).   Para lograr esto, se presentan las piezas sin ninguna alusión a la historia, sin el "ruido" del contexto histórico ni cultural.  Lea la noticia y comentario, una carta sobre el tema y un comentario de José Cornelio Bello.

¿Qué opinan de este caso?  ¿Es productivo que después de un importante proceso de creación de exhibiciones "explicativas" se cree un museo de este tipo?  ¿Es este museo en Cusco, capital del último imperio prehispánico, útil para la población local?  ¿Para los turistas? ¿Tiene sentido presentar al visitante piezas de sociedades ajenas al Cusco, sin ninguna o escuetas explicaciones, creando quizás asociaciones erradas?

(Por último, perdonen pero no me puedo resistir, vean cómo malograr el bello patio de la bella casa que alberga el museo)


¿Una cuestión de perspectiva?: análisis del mensaje y de resultados

La preparación de la exhibición de un nuevo museo, de una renovación museográfica, de una exposición temporal requieren, si se quiere producir una exhibición explicativa y de carácter antropológico, de detallado planeamiento, especialmente del mensaje de la exhibición.  El razonamiento que subyace a la preparación de una exhibición es pocas veces compartido con el público, excepto en algunas escuetas explicaciones.  Es entonces muy productivo cuando se puede leer sobre el tema como en los casos que he escogido.

Es también muy productivo estudiar los resultados que genera un museo, es decir los conocimientos que han adquirido los visitantes en su recorrido de la exposición.  Veremos el caso del Museo Arqueológico de Azapa que con la ayuda de un programa para computadora ha podido obtener información que le será importante en la planificación de futuras exhibiciones, y de hecho es lectura imprescindible para aquellos equipos que estén planeando una nueva exhibición.

El primero caso es el de una muestra temporal en el Museo de Arte Krannert (KAM) de la Universidad de Illinois, Urbana, "The Social Context of Violence in Ancient Peruvian Art" (El contexto social de la violencia en el arte peruano antiguo) preparada por Helaine Silverman (artículo publicado en American Anthropologist, Vol. 106, No. 4, Diciembre 2004).  Leamos cómo se plantearon los objetivos de la exhibición:

"A fines de 2003, el curador del KAM me pidió, [...] preparar una exposición para la Galería de Obras Destacadas [...].  Se me asignó el tema de la "violencia" [...].  Me agradó la oportunidad de crear una pequeña exposición con piezas de la colección precolombina como ocasión de experimentar en las prácticas de museología.  Trabajar con este tema me ofreció una oportunidad extraordinaria de iniciar un debate sobre tres niveles.

Primero, en relación a la arqueología misma. La cerámica y los textiles peruanos antiguos presentan a menudo escenas de guerra entre seres humanos así como entre seres supernaturales; guerreros humanos y sus víctimas vencidas; las cabezas trofeo humanas empuñadas por seres humanos y supernaturales; batallas y escenas de sacrificio; y procesiones triunfales.  Para la exposición elegí cinco objetos relacionados al tema de la violencia [...].  Breves interpretaciones de su iconografía fueron presentadas en las etiquetas en los casos de las vitrinas, acompañados por imágenes suplementarias que proporcionaron más información sobre el contexto de origen y el contexto cultural.  Este aspecto de la exposición habla del contexto social de la violencia en las sociedades que generaron esta cultura material y discute que estos objetos y los acontecimientos de la realidad que representan se deben entender según sus propias normas culturales, no las nuestras. [...]

En segundo lugar - y algo radical para el contexto del museo -- la exposición reconoce que violencia ha sido perpetrada al patrimonio arqueológico peruano por la remoción abrupta y poco científica de estos objetos de sus contextos originales. Este aspecto de la exposición trata del problema del saqueo, causado en última instancia por la pobreza -- una forma de violencia social que incita a campesinos a buscar ingresos adicionales en las tumbas que saquean para un insaciable mercado de antigüedades.  Siete de las etiquetas de los textos suplementarios de la exposición se refieren específicamente a las circunstancias poco científicas de esas excavaciones y de la subsiguiente salida ilícita de los objetos de Perú. Tercero, la exposición nos desafía a pensar más allá de la estética de la cultura material precolombina como algo para ser colgado en una pared o ser exhibido en finas vitrinas.  Los objetos exhibidos en "Contexto social de la violencia en el arte peruano antiguo" obviamente tenían un valor estético altamente preciado a la hora de su creación como parte de la cultura material de la élite y fueron desplegados en una variedad de funciones y de ceremonias sociales en sus propias sociedades.  Hoy, estamos mirando los materiales cargado de valor ideológico cuyo significado para sus contemporáneos peruanos era muy diferente de nuestras lecturas literales de ellas como "arte".  La exposición "está contaminada por la complicidad de la historia del arte con el museo como forma de exhibición" (Bann 1998:237) a la vez que critica la exhibición de la cultura material precolombina como "arte" en museos de arte y hace referencia sutil a sus otros grandes lugares de exhibición en los museos de historia natural y los museos de historia cultural o de antropología (citas).  [...].


Este comentario, si bien para una exposición temporal y de tamaño reducido, nos muestra la importancia de planear los mensajes de la exhibición.  Aquí, la arqueóloga, Silverman, toma la decisión de mostrar facetas de violencia ligadas al patrimonio cultural y destaca no sólo la violencia intrínseca en las sociedades de jefatura y estatales de los Andes en la prehistoria pero también la violencia que hace que el patrimonio sea destruido con el objeto de comerciar con él.

El segundo caso se refiere al estudio realizado en el Museo Arqueológico San Miguel de Azapa y al extremo opuesto del proceso: la evaluación de lo que el público opina de la exhibición y de lo que retiene de su visita.  Lea este corto artículo que describe planteamientos, métodos usados y resultados de la evaluación: Evaluación de una herramienta computacional de aprendizaje.  Vea también lo que se explica sobre el proyecto de educación interactiva en el sitio web del museo: programa de evaluación.  Si le interesa el tema con más detalle vea: De las Sociedades Chinchorro al Presente. Un enfoque de Ciencia y Tecnología en Educación de Museo, y El Museo Arqueológico en la dinámica cultural de ver y aprender.

Una importante conclusión de este proyecto que los arqueólogos y museógrafos deben tomar en cuenta es que existen hoy una diversidad de nuevas tecnologías cibernéticas que tanto en la sala de exposiciones como por medio del Internet pueden realzar significativamente la experiencia que los visitantes y que aumentan lo que pueden absorber de la información que se les proporciona.  El hecho que las recientes tecnologías visuales e interactivas resulten de gran eficacia para la tarea didáctica de los museos significaría que la etapa de la década de los ochenta cuando los museos explicativos se sustentaban en recursos como textos y mapas y gráficos debe ser superada.  Esas tecnologías gráficas fueron en su tiempo un importante cambio para preparar exhibiciones "explicativas"; hoy esas mismas tecnologías deben adaptarse a otros medios para exponer la información: los mismos gráficos pero en otro medio y a otras escalas. 

En la época de la creación del Museo de la Nación, que mencionamos arriba, una nueva serie de recursos gráficos y constructivos (para el caso de las reconstrucciones) fueron importantes en cambiar (¿mejorar?) la experiencia del visitante.  En tal momento uno de los problemas más vívidos al preparar los guiones de la exhibición fue la escala del uso de textos, que varios consultores querían limitar a etiquetas y escuetas proveniencias.  Esa situación no hubiera mejorado mucho el estatus quo heredado de los museos "apreciativos" y del muy básico carácter explicativo que el Museo Nacional había logrado para entonces.  Yo mismo fui parte de la opinión que la gran inversión en recursos gráficos bidimensionales y tridimensionales tenía que ser respaldado por textos comprensivos e informativos.  Ello era necesario para brindar la información pertinente a los visitantes que sí están acostumbrados a buscarla.  Ahora que hay nuevos métodos disponible para una museografía más dinámica sería interesante saber el rol que puedan jugar los textos en contextos tanto orales (en forma de comentarios) como visuales (en forma de texto dinámico o hipertextos referenciados entre sí).  Una excelente experiencia de descripción oral y animación de luces ocurrió en la exposición de Machu Picchu preparada por la Universidad de Yale, cuando se explicaba las diferentes barrios del sitio representado en una maqueta.  Infelizmente los interesantes recursos de la exposición y del tema no están explicados en línea; pero vea la versión del Field Museum de Chicago para algo más didáctico.

Preparación y evaluación: dos importantes partes de la preparación de una muestra.  La primera supone que la exhibición tiene un propósito específico: "Sí, se trata de explicar el desarrollo de la cultura Tracia, pero enfatizaremos la interacción comercial que los tracios tuvieron con el imperio romano y lo que ello generó en la metalurgia".  Premisas de este tipo podrían bien ser los hilos conductores de exhibiciones en museos.

La segunda supone que una muestra con objetivo, diseñada con diferentes recursos didácticos, y guiada por textos e ideas generales puede ser objeto de remodelación y refinamientos según las opiniones de los visitantes.  Esto, es cierto, ocurre poco.  Pero es una forma importante de mejorar exhibiciones futuras.

¿En las visitas recientes a museos, ha podido percibir un cierto grado de preparación de las ideas de la muestra (allende los aspectos técnicos)?  ¿Ha sido fácil percibir que el título de la muestra/tema de la sala/periodo cultural  ha sido sustentado en los recursos en vitrina?  ¿Ha podido pensar en formas mejores de explicar un tema/tópico? ¿Con diferentes recursos, con diferentes textos o con diferentes artefactos?

 


Para investigar más sobre el papel de las nuevas tecnología en el trabajo de los museos vea el artículo ¿Qué queremos decir cuando hablamos de interactividad? El caso de los webs de los museos de historia y arqueología, por Laura Solanilla.

La página de Museología de NAyA tiene algunos interesante artículos sobre el tema.  Para más información sobre los museos, sus variants y sus tecnologías, explore la página de ARQHYS.



Ética y los restos prehistóricos

En las últimas décadas ha resurgido un proceso de fuerte identificación de las comunidades indígenas con sus antepasados.  Los restos materiales de aquellos antepasados son, claro, el objeto de estudio de los arqueólogos.  Se han creado entonces ciertos conflictos entre las comunidades indígenas y los grupos que estudian y guardan la cultura material y en muchos casos los restos óseos encontrados en los entierros de los antepasados.  Este conflicto se inició en los EE.UU. donde las comunidades indígenas consiguieron una ley de repatriación de bienes culturales de las sociedades prehistóricas (NAGPRA - T babel fish).  Así, los museos de EE.UU. han devuelto a las comunidades los restos óseos para su nuevo entierro y los artefactos de cerámica, mimbre, y textiles (vea el caso del estado de Nevada - T babel fish).  Ello se ha logrado porque se ha podido establecer las vinculaciones entre los grupos que sobreviven hoy y los grupos "arqueológicos" (definidos por sus estilos cerámicos), como Pueblos, Anasazi, Iroquois y otros (ciertamente, a ello contribuyen también las notas de los arqueólogos que registran de qué cementerios y sitios provenían las colecciones con las que llenaban las colecciones de universidades y museos) . 

En Latinoamérica el mismo proceso político no se ha repetido: no han habido reclamos sobre el patrimonio histórico custodiado por los museos ni deseo de dar entierro a los cuerpos excavados en el último siglo, pero si se ha afianzado el poder de las comunidades sobre lo que ocurre en sus tierras.  La diferencia de las reacciones entre los indígenas de Norte América (excluyendo México) y Latinoamérica es notable y la razón de ello es tema para un estudio separado.  Pero introduzcamos algunas ideas.  La actual situación de los indígenas en los países de Latinoamérica es peculiar: representan un alto porcentaje de la población los países andinos, tienen una relativamente buena participación en procesos políticos (incluyendo reclamaciones, huelgas y paros nacionales), se han beneficiado de procesos de distribución de tierras y de la estatización de las grandes compañías de las que eran obreros.  Lo cierto es no han sentido en las últimas décadas que los arqueólogos realicen "sacrilegios" con los restos de sus antepasados, como se dio a entender en los EE.UU.  Supongo que en Latinoamérica los huaqueros y saqueadores de tumbas serían mayor foco de atención de las comunidades indígenas, cuando ocurra que los que huaquean no son miembros de esas comunidades, como ocurrió con Sipán.  El interés que las comunidades tienen desde hace poco en el patrimonio histórico de sus tierras se refiere a un sentido de propiedad bien afianzado, la noción que tienen voz y voto sobre lo que ocurre en sus tierras.  Sin embargo, en el caso de Sipán tales "derechos" se confrontaron a lo que decidieron los arqueólogos: primero tomar posesión del montículo y prohibir mayor saqueo, y años después construir el Museo Tumbas Reales lejos del pueblo de Sipán, que conserva un Museo de Sitio.

Pero hay excepciones: las comunidades nativas de Argentina (en el Noroeste y Valle de Humahuaca) y Chile (comunidades Mapuche de Chile Central), muy disminuidas desde tiempos coloniales, en comparación a países de los Andes Centrales, han mostrado una presencia mucho más fuerte ciando se trata de opinar sobre el patrimonio cultural.  Veamos el caso ocurrido en el seno del Museo de Arqueología de Alta Montaña de Salta (MAAM).  Se trata de la controversia sobre la exhibición de las momias encontradas en los picos de los Andes, fruto de las ceremonias rituales del Capacocha realizadas por los Incas hace 500 años.  La mayoría de momias sacrificadas en las alturas están siendo encontradas gracias al deshielo de los picos nevados que ocurren durante estos años.  El MAAM de Salta tiene custodia de los Los Niños del Volcán Llullaillaco, Vitry (Museo Antropológico de Salta) y Los Niños del Volcán Llullaillaco (MAAM).  La controversia se describe en esta nota del Washington Post: Propriety and History Clash in Argentina (Enfrentamiento de propiedad e historia en Argentina - T babel fish).

¿Qué opina de este problema?  Considerando que el aspecto técnico de la exhibición (para la conservación de las momias) es adecuado ¿es correcto hacerlo?  ¿Si las momias pueden ser exhibidas en las salas del National Geographic de Washington, quien financia las expediciones de J. Reinhard, porque no pueden serlo en Salta?  ¿Es adecuado el punto de vista de las comunidades?
 


Recursos de momias Incas de alta montaña:

Informativo/difusión: Momias del Hielo - National Geographic; Momias del Hielo, PBS -
T babel fish.
Académicos
: Capacocha del Cerro Aconcagua, Gentile; Capacocha del Nevado de Chañi, Constanza.


Planteemos entonces una serie de preguntas que pueden fomentar nuestra discusión de la relación de la arqueología y museos..

  • ¿Cómo percibe el rol de los arqueólogos en un medio museológico?
     
  • ¿Qué piensa de la dicotomía entre museos de carácter antropológico y aquellos de carácter histórico?  Es decir entre aquellos de carácter explicativo y aquellos de corte apreciativo.
     
  • ¿Cuales son los propósitos de cada uno de ellos?  ¿Son justos esos propósitos, o alguno de ellos es más relevante que otro¿Tiene algunos ejemplos de museos que hayan visitado recientemente?
     
  • ¿Cuál es el papel de Museo Nacional en el desarrollo y actualización del currículo escolar de un país?  ¿El de los museos regionales y de sitio?

Pasemos ahora a un área en la que la diseminación de los datos arqueológicos y su promoción que tiene un impacto importante para las economías comunales y regionales, y muchas veces potenciales sobredimensionados que conllevan a afectar el patrimonio.


Tema 7

Arqueología y turismo

Este es uno de los temas que más preocupa a los investigadores y para lo cual se han organizado numerosos simposios de planificación y debate.  Uno de los foros más activos sobre el tema es el de Noticias de Antropología y Arqueología de Argentina (NAyA), donde se ha organizado varios Congresos Virtuales de Turismo Cultural con la contribución de diversos especialistas de Latinoamérica.  Refiérase a algunas de esas contribuciones al tema que alertan sobre los aspectos positivos y negativos del impacto turístico en los bienes del patrimonio cultural (y natural). 

Así como los ecólogos se preocupan de la fragilidad de ciertos medio ambientes ricos en fauna y flora, los científicos sociales deben preocuparse del impacto del turismo en las estructuras sociales tradicionales, y, los arqueólogos, en particular, del impacto sobre los monumentos expuestos y de restos arqueológicos aun no excavados (que rodean, por ejemplo, al monumento expuesto y abierto al publico).  La afluencia de visitas tiene una relación directa al daño que se tener un sitio arqueológico.  Esta correlación se acrecienta si es que el sitio no está preparado para las visitas, es decir no tiene recorrido establecido y limitado, permite la visita errática de los turistas que puedan caminar, a veces sin intención, sobre muros y restos frágiles expuestos. 

El mejor ejemplo de ello es el caso del sitio de Machu Picchu, un sitio arqueológico muy popular, inscrito en la lista de Patrimonio de la Humanidad (T babel fish), pero con serios problemas de conservación como lo indica la siguiente resolución del comité de patrimonio (T babel fish).  Lea un comentario sobre el tema en Turismo Visión y una noticia de los cambios a realizarse (T babel fish) en el futuro.


En nuestros días con el tema del desarrollo sostenible en boga, toda comunidad desea poder producir atracciones que puedan traerles mayores ingresos.  Sin embargo, el tipo de restos arqueológicos a disposición de las comunidades para servir de promotores culturales varia mucho.  El tipo de restos arqueológicos objeto de la investigación del arqueólogo pueden ser un factor importante en promover o no el turismo: hay una diferencia de atracción intrínseca entre restos de casas y cocinas con restos de tumbas o de pinturas murales en estructuras piramidales.  En el mejor de los casos ambos tipos de restos se combinan para crear un sólido patrimonio arqueológico, pero en otros los restos arqueológicos tienen menor potencial de atraer turistas.  La conservación de los restos arqueológicos juega un papel importante (es decir el estado en el que se encuentran los monumentos).  Ello ha llevado a países como México a tener una fuerte política de reconstrucción de monumentos.  Una comparación de las fotos de Chichén Itzá antes y después de las reconstrucción de pirámides y plataformas muestra abrumadoras diferencias.  Y así ocurrió en muchos otros sitios.  

El debate sociológico acerca de la perdida de identidades tradicionales con la llegada de turistas, profundizando los cambios ya acarreados por una sociedad de mercado en Latinoamérica (no obstante la permanencia de ciertos mecanismos tradicionales como el trueque, el trabajo comunal, la reciprocidad) es un tema de mayor importancia en estos años.  Con la aceleración del proceso de globalización hay un sentimiento cada vez mayor de la necesidad de defenderse de tales influencias.  La preservación de esas tradiciones es un ángulo vital de un proceso de desarrollo de tipo sostenible.  Son esas tradiciones y ese patrimonio que son de interés al turista.  Perdidas o deterioradas el daño afectará a la población misma.

En el contexto Latinoamericano, México y Perú son dos ejemplos del atractivo turístico que general los monumentos de sociedades prehistóricas.  Pero estos casos son difícilmente comparables.  México combina sus atractivos arqueológicos con balnearios y playas, tiene una estructura académica y museológica inmensa dedicada a la promoción de la arqueología, y su cercanía a los EE.UU. y Canadá, para recibir más de 30 millones de turistas al año (vea este documento sobre el caso de Cancún y su región).  Mientras que Perú oscila entre 700,000 y 1'000,000 de turistas al año.  Argentina, Brasil y Chile cuentan con un mayor ingreso de turistas que Perú, y sin los mismos recursos arqueológicos.

Perú entonces presenta un genuino caso de interés y estudio para investigar cuales son las condiciones adecuadas para atraer turistas.  Pero eso es un problema para Promperú y su política de promoción.  ¿Lo es?  ¿Qué pueden contribuir los arqueólogos a este tema?  Veamos.

Sorprendentemente, el turismo ha sido un tema de interés prioritario del gobierno de Perú.  Es claro que si los resultados no han sido más halagadores es que hay un problema en los planteamientos por los cuales se estructura el turismo y la forma en que se brinda apoyo financiero (y el importante apoyo político) a los recursos disponibles.  En primer lugar, uno de los problemas mayores no es cuidar el patrimonio arqueológico que no ha sido aun descubierto (o ha sido desvelado por huaqueros), pero el de mantener en buenas condiciones los sitios existentes.  Vimos arriba el problema de Machu Picchu, a lo que se añade los crónicos problemas del sitio de Chan Chan (T babel fish), también patrimonio de la humanidad.  La pobre gerencia de estos sitios, dos importantes focos de turismo en Perú, en los últimos años ha llevado a importante deterioro de sus estructuras y entorno.

A estas alturas podemos decir que, a diferencia de los dos temas anteriores, los arqueólogos tienen bastante menos voz y opinión en asuntos de turismo, un campo en el que los políticos son más propensos a entrometerse dejando de lado los especialistas.

Así, en segundo lugar tenemos los planes nacionales de turismo, y en este caso me refiero específicamente al caso del extraño plan de Perú iniciado en el 2001.  El planteamiento más concreto para desarrollar el turismo en Perú es el de los "Polos de desarrollo turístico".  (Este programa iniciado en adición a la promoción de tipo clásico de ferias y catálogos hecho por la sitio de información de PromPerú).  En efecto, una de las tareas más importantes del turismo en Perú era diversificar los destinos turísticos, lo que significaba añadir otros circuitos al muy popular foco de Cusco y Machu Picchu.  Debido a los recientes descubrimientos y al gran inversión de fondos académicos y privados en la costa norte de Perú, el eje costeño entre Trujillo y Chiclayo se debía constituir como un importante eje de desarrollo.  Pero ni Cusco, ni Trujillo, ni Chiclayo, ni Huaraz conformaron estos "polos de desarrollo".

El plan de desarrollo escogió cuatro polos: Chavín de Huantar, Choqequirau, Caral, y Kuelap como focos para concentrar los esfuerzos oficiales de promover la infraestructura turística.  Sin duda, estos son cuatro sitios de alta importancia en la prehistoria de los Andes Centrales, pero sitios aislados, de difícil acceso, con pocos otros recursos en la región que puedan complementar el esfuerzo de planear un viaje a ellos.  Es de dudosa utilidad hacer a Choqequirau, un polo de desarrollo turístico, un sitio para el que se tiene que caminar en agrestes senderos por un par de  días.  Desde toda perspectiva, la visita a estos cuatro sitios es hecha por turistas sumamente enterados de la prehistoria andina, y que están dispuestos a pasar dificultades en su acceso.  Este tipo de políticas no ayuda al crecimiento del turismo.  Ciertamente, los fondos disponibles para estos sitios han ayudado a su manutención y posible consolidación de estructuras.  Pero es cuestionable la utilidad de esos fondos para el fin turístico.

En el caso de Kuelap las relaciones del gobierno y la comunidad has sido intensas (En los casos de Choqequirau y Caral poco se puede esperar pues son sitios aislados).  La comunidad ha reaccionado a las pautas del programa turístico en el que ha sido incluido.  Los siguientes enlaces se refieren a este problema ocurrido en 2001 poco después de iniciado el proceso: La privatización de KuelapLa Concesión de Kuelap, ¿Coacción de los pobladores? y Carta a Eliane Karp.


¿Qué opina de este plan de polos de desarrollo?  ¿Cómo pueden servir de polos de desarrollo cuatro sitios en el medio del desierto, la sierra y la montaña?  ¿Es una perdida de dinero crear alojamientos rústicos en estos sitios?  ¿Dejando de lado el alto valor histórico de estos sitios, como se puede justificar que se conviertan en fuentes de ingresos por turismo?  En el caso de los futuros planes para Machu Picchu se planea limitar las visitas a 2500 personas al día, pero crear más caminos para caminar al sitio comprometiendo la ecología de la región.  ¿Es eso razonable?  



Conclusiones

Los temas de esta sesión son particularmente importantes en la investigación arqueológica.  Describir el rol de la disciplina arqueológica en el medio de la sociedad donde trabaja y las posibilidades que se presentan para difundir los avances de la investigación son esenciales como poder definir la organización política de una sociedad gracias a la una prospección arqueológica.

Educación, museos y turismo son importantes pilares de una sociedad civil democrática en la que los investigadores tienen la posibilidad de contribuir libremente en su desarrollo.  El gran problema de estas sociedades es el papel que juega la política, una política de grandes esferas, en comparación con las relaciones políticas que los arqueólogos deben mantener con las comunidades en las que trabajan.  Los investigadores no tienen cabida cuando los temas de la educación, los museos y el turismo se convierten en campos de juego político.

Un tema como el desarrollo turístico de un país utilizando las riquezas de su patrimonio arqueológico, así como sus recursos ecológicos, son temas que requieren una planificación detallada.  Piense en las opciones posibles en su propia región o país para un turismo sostenible, que preserve patrimonio, comunidad y ecología, y no un turismo destructivo que tiene como única opción aumentar el número de visitas y el ingreso de divisas sin importar el real costo para la población y su herencia cultural.  De hecho, la política del turismo debe ser tratada de manera diferente que la política de la minería u otras empresas extractivas.  Por el momento están consideradas al mismo nivel por la falta de cuidado, falta de visión de futuro y deseo de rápido enriquecimiento.


Preguntas de la sesión 6 y finales del curso

Con esta sesión damos por terminado este curso. Espero que vuestra lectura de estas seis sesiones y la exploración de los recursos del sitio y los enlaces a otros recursos hayan sido útiles para entender algo mejor la disciplina de la arqueología.  Estas sesiones deben haber esclarecido tanto los aspectos "internos" de la disciplina relacionados al trabajo propio de investigación, como aquellos "externos" de los que la arqueología se presenta como una parte importante de la formación de una sociedad, en su tarea de recuperar, poner en valor, y entender el patrimonio.

Las disciplinas humanísticas y sociales como historia y prehistoria son esenciales para un proceso de preservación del patrimonio de una aldea, una región o un país. Ciertamente, a más glorioso el pasado, con un rico patrimonio legado del pasado, y a mejor representadas las poblaciones originales, que ligan a la nación con tiempos pasados, más fácil debería ser este proceso. Pero eso no es así. La valoración del patrimonio del pasado no ha sido siempre un proceso fácil en periodos de rápido desarrollo urbano y social. En Latinoamérica el proceso de modernización de los años sesenta fue nefasto no solo para el patrimonio prehistórico sino para el patrimonio histórico, colonial. Cuadras enteras de las antiguas capitales coloniales dieron paso a edificios de cemento. La desvaloración del patrimonio, frente a la sed de modernidad, es un tema ampliamente debatido hoy; las irrecuperables pérdidas de ese patrimonio se lamentan pues han reducido ostensiblemente el atractivo turístico de estas ciudades. En un periodo donde el turismo mundial ha crecido exponencialmente, es muy lamentable el poco atractivo turístico que tienen muchas de estas capitales. Pero por supuesto esto es variable y existen en Sudamérica, por ejemplo, excelentes casos de responsable planes de preservación de los cascos urbanos antiguos.

Pero nos alejamos de los temas centrales: la disciplina arqueológica y sus métodos. En las varias sesiones de este curso hemos logrado revisar todo el proceso de investigación, viendo de manera sucinta como se desarrolla un proyecto arqueológico, sus objetivos, sus métodos, sus problemas, pero no hemos ahondado en ningún caso específico. Dejaremos esta revisión en un estado introductorio, pues tal es el objetivo del curso.

En este curso he tratado de plasmar el mismo espíritu con el cual se dicta una clase introductoria a alumnos de universidad: debido a que muy pocos de ellos se interesaran por seguir arqueología como una carrera, y serán profesionales en otros sectores de la sociedad, es esencial transmitirles los valores y los problemas que enfrenta el patrimonio arqueológico (e histórico). Esta es, por supuesto, sólo parte de lo que debería ser un constante programa de difusión de estos temas en colegios y por supuesto en museos.

Ustedes alumnos han demostrado con sus comentarios a las preguntas de cada sesión que pueden dominar los temas básicas que se tejen en torno a la disciplina arqueológica. Nos queda sólo hacer una reflexión general sobre el quehacer arqueológico en el marco de los temas presentados en esta última sesión. Es en esta arena pública que la arqueología tiene que promover activamente su utilidad en las sociedades actuales.

1.  Póngase en la piel de un arqueólogo y plantee en una serie de puntos los beneficios que representa la construcción de un museo regional en el estado X. Para sustentar su posición, recree/invente una serie de circunstancias ocurridas en la región en las últimas dos décadas que justifiquen tal medida. Para atraer atención al proyecto, defina las áreas que se podrían beneficiar con la afluencia de visitantes y como a su vez otras atracciones (de otro tipo) ayudarían también al museo. Es importante que presente una situación de mutuo beneficio entre los varios atractivos de la región.

2. Póngase en el papel de un museógrafo quien se encargará de dirigir la preparación del guión del museo: textos y descripciones, selección de piezas, preparación de recursos audiovisuales (maquetas, mapas, películas, recursos para estaciones de computadoras), etc. El museógrafo es encargado de darle la tónica a la exhibición (esta puede enfatizar algún tema especial de la sociedad X: arquitectura, arte, tecnología, historia política, etc.). ¿Puede usted escoger una sociedad prehistórica de la cual le atraiga particularmente un tema en especial? ¿Puede preparar un plan para la concepción de una exhibición sobre este tema? ¿Que recursos audiovisuales preferiría y porqué? ¿Qué indicaciones le daría al arqueólogo para la preparación del guión?

Estos temas de trabajo para esta sesión final no son simples. Requieren pensar con cuidado en detalles a los que Ud. tendría que enfrentarse en caso se encontrara en una de las dos situaciones (en realidad en cualquier situación en la que se encuentre en la posición de preparar un plan de trabajo o un proyecto --sin importar el tema o disciplina). Con la información obtenida en las seis sesiones y sus conocimientos e interés sobre la disciplina podrá seguramente proponer ideas novedosas e interesantes para tales propuestas. Redacte sus propuestas en forma de ensayo, incluyendo introducción, problemas o hipótesis, cuerpo o descripción (en la cual puede hacer lista de los puntos) y conclusiones.

Buena suerte!


Recursos y enlaces Web recomendados en la sesión 6
 


 

Tema 3: Desarrollo sostenible

§  Definiciones de desarrollo sostenible (Google). - T babel fish
§  Definición del Desarrollo sostenible, Banco Mundial.
§  Erickson sobre la arqueología aplicada.
§
 Arqueología aplicada en las sociedades atacameñas.
§  Arqueología y la promoción de desarrollo sostenible (en inglés) - T babel fish


Tema 4: La importancia (y codicia) de las antigüedades

§  Museo de las Tumbas Reales de Sipán.
§  Excavaciones arqueológicas del Proyecto Arqueológico Sipán.
§  Museo Arqueológico Sicán.
§  Proyecto Arqueológico San José de Moro.
§  Proyecto Arqueológico Huaca el Brujo.
§  Proyecto Arqueológico Huaca de la Luna.
§  Museo de sitio de San José de Moro.

Tema 5: Arqueología y Educación

§  ¿Qué sabe Ud. de Arqueología Andina?
§  Módulos de arqueología andina.
§  Módulos de metodología arqueológica.
§  Peru Cultural Perú Virtual módulos de arqueología peruana.
§  Educared Perú y el desarrollo cultural prehispánico.
§  Recursos de Educared Perú (y entretenimiento con los juegos mochica).
§  Servicio Nacional de Parques de EE.UU. y temas relacionados de la actividad arqueológica (en inglés).
§  Smithsonian Institution: Textiles del Suroeste Norteamericano.

Tema 6: Arqueología y museos

§  Museo Nacional de Perú.
§  Museo Larco Herrera.
§  Catálogo en línea del Museo Larco.
§  Catálogo de textiles del MNAAH.
§  Museo Tumbas Reales.
§  Museo Arqueológico Sicán.
§  Museo de Arte Precolombino, Cusco.
§  Los Mochicas, R. Larco Hoyle.
§  Museo de Arte Precolombino: noticia y comentario.
§  Museo de Arte Precolombino: carta sobre el tema.
§  Museo de Arte Precolombino: comentario de José Cornelio Bello.
§  Museo de Arte Krannert, Universidad de Illinois, Urbana.
§  El contexto social de la violencia en el arte peruano antiguo.
§  Museo Arqueológico San Miguel de Azapa.
§  Museo de Azapa: Evaluación de una herramienta computacional de aprendizaje.
§  Museo de Azapa: programa de evaluación.
§  De las Sociedades Chinchorro al Presente. Un enfoque de Ciencia y Tecnología en Educación de Museo.
§  El Museo Arqueológico en la dinámica cultural de ver y aprender.
§  Exposición de Machu Picchu, Museo Peabody, Universidad de Yale.
§  Exposición de Machu Picchu, Field Museum de Chicago.
§  ¿Qué queremos decir cuando hablamos de interactividad? El caso de los webs de los museos de historia y arqueología.
§  Museología en el sitio de NAyA.
§  Museos en la página de ARQHYS.
§  NAGPRA: ¿Qué es? - T babel fish
§  NAGPRA: Caso del estado de Nevada - T babel fish
§  Museo de Arqueología de Alta Montaña de Salta (MAAM).
§  Los Niños del Volcán Llullaillaco, Vitry (Museo Antropológico de Salta).
§  Los Niños del Volcán Llullaillaco (MAAM).
§  Washington Post: Propriety and History Clash in Argentina (Enfrentamiento de propiedad e historia en Argentina - T babel fish
§  Momias del Hielo - National Geographic.
§  Momias del Hielo, PBS - T babel fish
§  Capacocha del Cerro Aconcagua, Gentile.
§  Capacocha del Nevado de Chañi, Constanza.

Tema 7: Arqueología y turismo

§  Noticias de Antropología y Arqueología de Argentina (NAyA).
§  Congresos Virtuales de Turismo Cultural por NAyA.
§  Machu Picchu: Patrimonio de la Humanidad - T babel fish
§  UNESCO: Resolución del comité de patrimonio acerca de Machu Picchu - T babel fish
§  Comentario sobre Machu Picchu: Turismo Visión.
§  Los cambios a realizarse en Machu Picchu - T babel fish
§  El caso de Cancún y su región.
§  Promperú.
§  UNESCO: El sitio de Chan Chan - T babel fish
§  Sitio de información turística de de PromPerú.
§  Los cuatro polos de desarrollo: Chavín de Huantar, Choquequirao, Caral, y Kuelap.
§  Choquequirao, un polo de desarrollo turístico.
§  El conflicto en Kuelap: La privatización de Kuelap La Concesión de Kuelap ¿Coacción de los pobladores y Carta a Eliane Karp.




Página principal  index logo    correo  mail logo   

Creative Commons License Trabajo bajo licencia con Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.