Campus Digital

CURSO DE ARQUEOLOGÍA Y PREHISTORIA
Dr. Alvaro Higueras

Sesión 5

Tecnologías y técnicas artesanales prehistóricas y la arqueología experimental


En esta sexta sesión queremos plantear los siguientes temas:

§  Tema 1: Introducción
§  Tema 2: Definición
§  Tema 3: Impacto de la arqueología experimenta; y potencial de la arqueología aplicada
§  Tema 4: Los casos de arqueología experimental - Agricultura del Titicaca - Metalurgia en Perú - Naves y navegación - Aldeas experimentales.
§  Conclusiones de la sesión 5: Arqueología aplicada al desarrollo.
§  Preguntas de la sesión 5
§  Recursos de la sesión 5
§  Enlaces Web recomendados


Página principal  index logo    correo  mail logo   




Tema 1

Introducción

Las poblaciones prehistóricas fueron ingeniosas en la explotación de sus medios ambientes y de los recursos disponibles.  Evidencia fehaciente de ello es que las sociedades que atañen el nivel de civilización lo logran con una importante transformación de su medio ambiente, que, originalmente árido, tenía fuentes de agua disponibles que sólo necesitaron tecnologías básicas de ingeniería hidráulica para cultivar vastas tierras baldías.  Ello es lo que ocurre en Mesopotamia, Egipto, la costa de los Andes, y el altiplano de México.

No se puede decir, sin embargo, que fueran sociedades que no sobreexplotaran el medio ambiente, tal como se suele ocurrir en el mundo de hoy (sería utópico aseverar tal cosa).  La sobreexplotación de medio ambientes más complejos y frágiles es la hipótesis que se maneja para explicar el ocaso de sociedades complejas desarrolladas en medio ambientes de bosques tropicales: los Maya en América Central y los Khmer en Camboya, en el sudeste asiático. Asimismo, los medios ambientes de las islas del Pacífico sufrieron también de tales excesos, como es el caso de la Isla de Pascua.  La roza y quema usada en la mayoría de estos medio ambientes (y como se sigue usando en muchas regiones) en un método de corto plazo que acelera el empobrecimiento de las tierras.

Pero la arqueología experimental es, en la práctica, bastante menos ambiciosa.  No pretende reproducir grandes procesos (que son más bien hechos en simulaciones por computadora) pero se dedica a comprender tecnología y técnicas artesanales a partir de los restos de artefactos y rasgos hallados en prospecciones o excavaciones arqueológicas (desde reproducir las técnicas de sudado metalúrgico, que permitió a artesanos de Perú dorar la superficie de objetos de cobre, hasta reproducir el funcionamiento de un campo de canales agrícolas).



Tema 2

Definición

Veamos esta definición de “arqueología experimental” (los añadidos en paréntesis e itálicas son míos):

La arqueología experimental busca entender mejor los procesos culturales (y tecnológicos) mediante la reproducción controlada de artefactos y de rasgos.  Los experimentos se conducen con materiales y técnicas (que se asemejen o infieran similares a las) antiguas para descubrir cómo y porqué las cosas se pudieron haber hecho en el pasado.  Es natural preguntarse "¿cómo hicieron esto?" cuando uno examina artefactos del pasado, sea una pirámide o una punta del proyectil.  En algunos casos, la analogía etnográfica puede proporcionar un punto de partida para la investigación; en otros casos, hay poco información disponible para formar una hipótesis.  Una forma para acercarse al problema es a través de la experimentación, trabajando con el material hasta obtener el mismo resultado o forma de artefacto o rasgo.

La mayoría de los experimentos han implicado hasta ahora la réplica, o, en algunos casos, el uso real de herramientas de piedra talladas, pero la arqueología experimental puede ser utilizada para investigar muchas otras cosas.  Se podría moler maíz en piedras de moler (metates, batanes) para ver qué clase de patrones de desgaste se producía en las piedras y entonces comparar los resultados con artefactos de sitios arqueológicos.  Usted podría quemar vasijas de cerámica en diversas temperaturas para determinar qué técnica produce las cocciones vistas en la cerámica arqueológica.  Los arqueólogos han utilizado herramientas usadas por los egipcios antiguos para cortar la clase de bloques de piedra usadas en las pirámides, para ver cuánto tiempo tomó y desarrollar una estimación del tiempo y trabajo necesario para erigir una pirámide.  Los arqueólogos han construido reproducciones de barcos de totora o junco para ver cómo pueden se han utilizado para el transporte.  Para entender cómo la gente pudo haber cazado y descuartizado un gigantesco mamut hace 12.000 años, usted podría utilizar las réplicas de herramientas de piedra para hacer lo mismo un elefante moderno.  Algunos experimentos implican crear un sitio arqueológico (experimental) artificial y observar los efectos, tales como los de la lluvia e intemperie y de roedores en un cierto periodo.  Los experimentos proporcionan pistas para entender tecnologías antiguas, inversión de tiempo, acceso a recursos, ingeniería, comprensión de matemáticas y de física.  Sin embargo, la arqueología experimental demuestra solamente que un artefacto pudo haberse hecho de una manera particular, no de que fue hecho que esa manera, porque pueden haber otras maneras de alcanzar el mismo resultado.  (En M. Sutton y R. Yohe, Archaeology: The Science of the Human Past, 2003, pp. 63-66).


La arqueología experimental es entonces la reproducción y ejecución de tecnologías y técnicas artesanales.  Sus facetas más importantes, como la recuperación de andenes, cochas, camellones u otros métodos nativos de agricultura tienen un importante impacto en las sociedades de la región, muchas veces intensificando la producción a bajos costos con mínimo impacto en el medio ambiente.  En estos casos, la arqueología experimental es un motor de desarrollo social.



Tema 3

Impacto de la arqueología experimental y potencial de la arqueología aplicada

Un punto que debe guiarnos en esta revisión de los propósitos y logros de la arqueología experimental es la utilidad que estos experimentos tienen para el mundo de hoy.  He aquí un tema en el cual el quehacer arqueológico puede deslindarse de sus parámetros tradicionales de ceñirse a entender la prehistoria, y puede servir de vehiculo para el desarrollo de áreas rurales. La recuperación de técnicas agrícolas prehistóricas es lo más destacado de esta sub-disciplina de la arqueología.

Entre las facetas menos importantes de la disciplina, están, por ejemplo, proyectos de construir balsas de junco y atravesar el Pacífico tratando de probar que el contacto fue posible: es el caso de Thor Heyerdahl y el Kon Tiki.  Pero esto por supuesto es sólo mi opinión.  Volveremos sobre el tema.

Entre estos dos extremos, encontramos casos de experimentación que investigan el deterioro de materiales a través del tiempo.  En varios sitios arqueológicos europeos se ha reproducido las casas de madera y techumbres de paja de antiguas aldeas (en base a los restos hallados en las excavaciones), y se ha registrado el deterioro de estos y otros materiales a través del tiempo.  Los zooarqueólogos han hecho experimentos para identificar las huellas de mordidas y cortes en huesos de animales, para diferenciar las mordidas y desgaste causado por predadores animales como hienas o zorros de las huellas de cortes con cuchillo e inclusive de mordida de dientes humanos.  Con la documentación de estos procesos tafonómicos (el deterioro y descomposición de artefactos y restos orgánicos) el arqueólogo tiene mejores datos para interpretar las condiciones en las que encuentra vestigios arqueológicos y ayudan a reconstruir la historia de un sitio.  Similarmente, los arqueólogos han experimentado el movimiento de artefactos depositados en los contextos arqueológicos (que son en el fondo contextos geológicos, pues se hallan en niveles de arena, greda o limo) debido a raíces, agua, huecos hechos por animales.  Los artefactos se mueven dramáticamente en los depósitos, pueden desplazarse vertical y horizontalmente debidos a esos factores en diferentes tipos de suelo. 

Estas observaciones sobre experimentación de la tafonomía de artefactos y la microgeología de los depósitos arqueológicos no hace más que reforzar la posición metodológica de la importancia de la observación de la estratigrafía y de sus detalles, así como  asumir que los artefactos dejados por ocupaciones prehistóricas hace cientos y miles de años se han deteriorado debido a una serie de factores tanto naturales como humanos.  Quizás uno de los ejemplos más contundentes al respecto es la arquitectura y escultura clásica.  El Partenón, y todos los templos griegos y romanos, era originalmente pintados policromos, mientras los cánones de la estética occidental del siglo XIX se satisfacían de los mármoles claros, blancos y limpios.  Es más, ha habido controversia respecto al hecho que el Museo Británico pulió los frisos en varias ocasiones eliminando cualquier traza de sus pinturas originales.

partenon
© Televirtual Cultural Heritage Experiences



Tema 4

Los casos de arqueología experimental

Nos concentraremos en los Andes Centrales donde se han llevado casos de arqueología experimental en toda la gama de propósitos expuestos anteriormente, desde agrícolas hasta artesanales.

Los Andes Centrales han tenido importantes transformaciones del medioambiente en la prehistoria y son una región que muestra muchos vestigios de antiguos sistemas de explotación agrícola.  Para un viajero observador no es difícil encontrar las evidencias de los cultivos prehistóricos, hoy sin cultivar (sugiriendo que la superficie cultivada hoy en día sería menor que en la prehistoria): los campos con surcos abandonados alrededor de Chan Chan en el valle de Moche y en el valle de Chicama (donde las redes de canales intra- e inter-valles han sido bastante estudiados), las empinadas y agrestes laderas del valle del Colca con miles de metros de andenes abandonados que cubren las laderas de los cerros desde fondo de valle hasta pico de montaña, los cientos de hoyas hundidas de la costa de Chilca, en las que las higueras siguen aprovechando el fácil acceso a la napa freática, los miles de camellones en la pampa de Koani, al lado sur del Lago Titicaca cerca al sitio de Tiwanaku, y finalmente los extensos restos de caminos y campos elevados de cultivo en las llanuras del Beni.


 


Caso 1: Agricultura en la cuenca del Lago Titicaca

La rehabilitación de los antiguos sistemas agrícolas en las orillas del lago Titicaca a inicios de los años 80 representa el primer logro de una disciplina arqueológica que se concibe pro primera vez en los Andes como una fuente de conocimiento para el desarrollo rural.  La arqueología no tendría nada que hacer si es que los antiguos campos de cultivo siguiesen siendo usados, tal como corresponde a sistemas que usados durante milenios que se adaptan perfectamente al medio ambiente y cultivos locales.  De hecho, sistemas prehistóricos como los andenes siguen siendo usados en áreas muy tradicionales como el valle de Urubamba y Pisac, pero a su vez miles de andenes se hallan abandonados en el valle del Colca.  El desuso de estos sistemas agrícolas es parte de un proceso que comenzó pocas décadas después del inicio de la conquista, cuando la administración colonial creo las reducciones, concentrando la población en un pueblo grande y despoblando vastas áreas de una región.  Y continuó lentamente hasta el golpe de gracia de la revolución agraria a inicios de los años 70 (lo que Erickson se referirá como la “revolución verde”), cuando mecanización con el uso de tractores, producción a gran escala con fertilizantes químicos y semillas mejoradas, y organización de cooperativas socialistas necesitaron de grandes extensiones de tierra.  En el caso específico del Lago Titicaca que veremos aquí, esto significó la nivelación de los llanos a orillas del lago, obliterando muchos de los campos antiguos.  Así, los campesinos regresaron a periodos en el que sus cosechas se arriesgaban a los frecuentes peligros de inundaciones.

El arqueólogo Clark Ericsson estudió las características y dimensión histórica de los campos elevados y planteó la posibilidad de rehabilitarlos en una temprana aventura de arqueología experimental en los Andes.  Las lecturas de sus trabajos nos mostrarán el proceso y propósitos de sus tareas de reconstruir y reactivar los antiguos campos de cultivo. 

Lea este primer documento en el que C. Erickson narra el contexto y resultados de sus trabajos en el lago Titicaca: entrevista a C. Erickson por K. Hirst.  Este segundo documento, algo más estructurado, incluye la opinión de Erickson sobre el potencial de la arqueología experimental y su paso a ser una arqueología aplicada en el ámbito de la recuperación de antiguos sistemas agrícolas, en colaboración con las agencias de desarrollo que usualmente tienen el mandato y el capital para realizar proyectos a escalas importantes. Sus exploraciones en arqueología experimental tienen un propósito de desarrollo para las comunidades locales.  Es evidente que esta línea de arqueología experimental suele ser bastante más útil que otras.  
 

waru waru
© agualtiplano.net
Campo elevado (ing. raised field; camellón, Perú y Bolivia; 
waru-waru, quechua; chinampa, México
.)


Los campos elevados son la principal protagonista de los trabajos de Erickson en el lado noroeste del Lago Titicaca, y más tarde, en los años 80, Alan Kolata y su equipo exploran las grandes extensiones de camellones en Pampa Koani, a pocos kilómetros del sitio de Tiwanaku, y ellos también rehabilitan camellones en la comunidad de Lacaya.  Investigue más sobre los campos elevados con los recursos sugeridos al final de esta sesión.


Caso 2: Joyería del cobre y oro, y fundición de bronce en la costa norte de Perú

Los logros técnicos de los artesanos metalúrgicos de las sociedades Moche, Sicán y Chimú entre el 300 y 1450 d.C. en la costa norte de Perú han fascinado a los especialistas en metales, arqueólogos y visitantes a las impresionantes salas de metales en museos del mundo.  Quizás el hecho más sorprendente en la metalurgia de estas sociedades es que las porras de guerra que parecían hechas de cobre (por su oxidación) eran efectivamente de cobre; que las sonajeras y copas que parecían hechas de plata era en realidad de plata; y que las máscaras, tumis o cuchillos ceremoniales que parecían ser hechas de oro por sus destellantes superficies doradas (cuando no estaban cubiertas de capas de cinabrio o hematita y de plumas multicolores, como en las máscaras Sicán-Lambayeque) no eran del todo oro. Eran de una aleación prehispánica llamada tumbaga.

metales
Porra de bronce Inca   Máscara funeraria Sicán cubierta con cinabrio Vasija asa estribo de oro, Sicán Vaso repujado de plata, Chimú.

La metalúrgica H. Lechtmann analizó la técnica del tumbaga en joyas de metal de la costa norte y descubrió la astucia y habilidad de los artesanos prehistóricos.  Las sociedades de la costa norte de Perú (así como de Ecuador y Colombia) usaban esta aleación que consistía de cobre, oro y plata, en la que la proporción de oro era solamente de 10 a 20%.  Esta aleación podía adquirir una superficie dorada mediante el proceso de dorado por eliminación.  Así, los artesanos lograban crear una superficie dorada enchapando de manera química y en una sola acción la pieza que era compuesta de una mayoría de cobre.  (Para mayores detalles sobre esta técnica y su uso en las sociedades de la costa norte vea La metalurgia andina).

En este caso, H. Lechtmann reprodujo la técnica en laboratorio y no en las condiciones propiamente arqueológicas en un taller de metalurgia en algún sitio excavado de la costa.  Este descubrimiento no califica como “arqueología experimental” propiamente, pero la investigación en laboratorio ha dilucidado una de las incógnitas de las sociedades prehistóricas que no tenían acceso a grandes cantidades de oro para crear sus objetos suntuarios (a diferencia de las sociedades colombianas).

El caso de experimentación con metalurgia en la costa norte de Perú se refiere a investigar la manufactura del tumbaga; es un caso fehaciente de arqueología experimental en la que el arqueólogo y sus colaboradores especialistas en análisis de metales investigan la composición y la producción de una forma muy particular de bronce.  El siguiente documento explica el contexto y proceso de la experimentación en réplicas de hornos de fundición prehispánica de Batán Grande.

El uso de esta tecnología de producción de bronce arsenical no es aplicable en la vida contemporánea.  El proceso de experimentación ha revelado que el método de fundición es de labor muy intensiva y peligrosa por la posible inhalación de humos nocivos de arsénico, la reconstrucción del proceso y de sus peligros recrea un paisaje dramático para los extensos barrios de talleres de fundición en las laderas del Cerro Huaringas.

¿Replicar tecnologías para otros propósitos? Al parecer Lechtmann no fue quien realmente “redescubrió” la técnica de tumbaga pues varios artesanos del metal en la Lambayeque manejaban la técnica y la usaban en sus joyas.  La capacidad de artesanos contemporáneos de usar técnicas antiguas (y por lo tanto de poder reproducir piezas arqueológicas) tomó en Perú una trágica nota cuando se reveló que casi un 25% de la colección del Museo de Oro del Perú, de propiedad privada, era compuesta de piezas falsas, reproducciones a cargo de estos artesanos del norte. Y decir que las piezas de este museo fueron parte de numerosas exhibiciones internacionales. Vea los siguientes boletines informativos: de Forbes: Falsificaciones en el Museo de Oro 1  y BBC: Falso oro en museo de Perú 1.

¿Quién fabricó las piezas falsas, copias perfectas de originales en otras colecciones o museos? ¿Cómo pudieron pasar desapercibidas hasta el día que se sometió a las piezas a un detallado análisis?  Artesanos joyeros trabajando para coleccionistas... he aquí un extremo maligno de la necesidad de conocer los detalles de las tecnologías prehispánicas.


Caso 3: Reconstrucción de embarcaciones y naves

Los navíos y embarcaciones son los artefactos que se puedan encontrar en contextos arqueológicos (de épocas prehistóricas e históricas) que más interés suscitan, aún más que las armas.  Y es que los navíos son muy necesarios en todas las hipótesis de contactos entre civilizaciones, que suelen explicar sin evidencia alguna, las similitudes de edificios, artefactos, signos, y motivos.  Fenicios en los Andes, griegos en China, asiáticos en Perú, muchas posibilidades se han propuesto.  La única que para el caso de los Andes parece ser factible es la comunicación por la costa del Pacífico entre sociedades andinas, de América Central y mesoamérica.  Pero aún en este caso, la evidencia es aun muy escueta (es el caso del Proyecto Manteño que veremos más adelante).  Así, observe en esta página los casos de navíos reconstruidos en base a evidencia arqueológica, pero también etnográfica e histórica: Réplicas de embarcaciones del mundo.

Hemos mencionado ya el caso del Kon Tiki (foto).  Este navío, una balsa con vela, no fue reproducido de restos arqueológicos, dado que nunca se ha encontrado tal embarcación.  Pero de mejor fuente: fotografías tomadas por Heinrich Brüning en la costa norte. También hay

Kon Tiki
Kon Tiki, 1947

 
  balsa, Bruning
Balsa norteña en Pimentel, Lambayeque, 1899.
Foto H. Brüning.


narraciones de cronistas españoles que se cruzaron con estos navíos, que solían navegar a lo largo de la costa entre la región de Guayas y Lambayeque.  Pero una fotografía vale más de mil palabras, y así el Kon Tiki fue construido muy parecido a estas balsas.  Sin embargo, el viaje del Kon Tiki era más bien una invención: buscó mostrar que las poblaciones de las islas del Pacífico y de la costa de Sudamérica pudieron comunicarse.  Para ello viajó entre Lima, Perú, y la isla de Tuamotu en un periplo de 6000 kilómetros y tres meses.  ¿Se puede usar este único viaje para proponer una idea de pobladores andinos visitando las islas del Pacifico?

Y como si esto no fuera poco, se esta preparando la nueva aventura del Kon Tiki.

Como comparación explore la aventura Kon Tiki con el Proyecto Manteño que, de manera más puntual, explora la navegación prehistórica en la costa pacífica de Centro y Sudamérica.  Una interesante aproximación al problema de contactos marinos que ha recibido muchas hipótesis pero poco trabajo sistemático.


Caso 4: Programas de experimentación de técnicas prehistóricas

Un centro de investigación arqueológica en Dinamarca, el Instituto de Lejre, ha hecho de la experimentación de técnicas prehistóricas la esencia de sus trabajos.  El centro de arqueología experimental de Lejre investiga una amplia variedad de temas relacionados con culturas europeas.  Por ejemplo, los experimentos para el año 2001 fueron: experimentos con la fabricación y uso de arco y flecha de la cultura Ahrensburg (10000-9000 a.C.); experimentos de producción y uso de hachas transversales de hueso de auroch (toro prehistórico) de la cultura Maglemos (9000-7000 a.C.); experimentos con moldes de la Edad de Bronce (1700-500 a.C.); experimento de producción de brea de abedul; experimento de fabricación y prueba de una montura de caballo de la Edad de Hierro romana; experimentos de construcción y uso de hornos de fundición de hierro del tipo de pozo de escoria.

Examine la presentación del centro y explore sus casos, centro de arqueología experimental de Lejre.  ¿Existe una relación lógica entre ellos? ¿Cuál es la utilidad del éxito de estos experimentos para el mundo contemporáneo? ¿Alguna utilidad para el turismo? (Imagínese visitar una aldea “prehistórica en la que los habitantes recrean la vida cotidiana – ¡sobre todo no se acerque a los curtidores ni teñidores! Los olores nauseabundos de estos oficios eran tan fuertes que se encontraban en barrios aislados y hasta se casaban entre ellos).  Échele una mirada al Jorvik Centre de York y su recreación de la vida de la ciudad en época vikinga.



Conclusiones: Arqueología aplicada al desarrollo

En esta sesión hemos abordado un tema muy importante que inquieta a muchos arqueólogos: como practicar una disciplina que pueda ser una herramienta importante para el desarrollo en las regiones en las que trabajan.  Es interesante saber que existe esta preocupación allende resolver las incógnitas académicas del desarrollo histórico de una sociedad o región.  Pero recordemos que entre intereses académicos y aquellos de rehabilitar tecnologías, existe el campo de la educación, museos y turismo, temas que veremos en la siguiente sesión.

La tónica del caso más importante, aquel de Erickson en la cuenca del Lago Titicaca, es el proceso de la arqueología hacia su fase aplicada.  Este proceso se inicia con la fase arqueológica, de reconocimiento y análisis de los vestigios, sigue una fase experimental, en la que se pone en operación las tecnologías deducidas de los vestigios, y la fase aplicada, en la que el arqueólogo, en un rol de agente de desarrollo, coordina con pobladores y fuentes de financiamiento para aplicar las tecnologías.

En varios casos, siguiendo las revelaciones de los arqueólogos, las comunidades locales han buscado revitalizar esos campos con tales sistemas, aumentado su producción de alimentos.  En otros casos como las regiones de los llanos del Beni o del lado sur del Lago Titicaca la baja densidad poblacional ha limitado la revitalización de los sistemas, que se limitan a ser reconstruidos a escalas experimentales.

La tarea de la arqueología de investigar vestigios del pasado, tanto restos habitacionales, funerarios, como productivos, y prospectar y revelar vastas extensiones de campos abandonados, produce información para entender el desarrollo de sociedades prehistóricas, pero servirá también para mostrar las ingeniosas soluciones técnicas usadas por los antepasados en el mismo medio ambiente.



Preguntas de la sesión 5

A lo largo de esta sesión he matizado los diferentes temas con preguntas acerca de la utilidad de ciertos aspectos de arqueología experimental.  No debería ser difícil pensar que aspectos de la amplia disciplina de la arqueología experimental prefiero enfatizar.  Pero aquí me interesa escuchar vuestras opiniones.  Quizás antes de responder a estas preguntas explore los enlaces recomendados a otros recursos que ampliarán aún más la perspectiva de la experimentación" ligada a evidencia arqueológica.

1.  ¿Cómo percibe la utilidad de la arqueología experimental después de revisar estos casos?

2.  ¿Qué opina de las relaciones sociales que se establecen entre arqueólogos y comunidades en el propósito de rehabilitar tecnologías tradicionales?  ¿Es muy pretencioso del arqueólogo querer distraer a poblaciones de una economía de mercado que muchas veces enfatiza otros aspectos económicos?  ¿Pero qué pasa cuando esa distracción es hecha por organismos que deberían a largo plazo ayudar al desarrollo de la comunidad?

3.  Abusos del conocimiento de tecnologías prehistóricas, o pretensiones de conocerlas, han causado graves daños al patrimonio cultural.  Tal es el caso del Museo de Oro del Perú, que gracias al conocimiento de una tecnología desconocida por el público permitió engañar a los visitantes al museo y exposiciones a través del mundo.   Tal es el caso también de dudosas reconstrucciones de monumentos de barro en la costa de Perú. 

¿En qué situación quedan parte de los beneficios de la arqueología experimental, o la utilidad de conocer las técnicas artesanales prehispánicas?




Recursos de la sesión 5


§  Arqueología Experimental, definición. past present 1  T babel fish
§  Arqueología Experimental: herramientas. 1 T babel fish
§  Rehabilitación de andenes en Huarochirí. 1

Caso 1: Agricultura
§  Entrevista a C. Erickson por K. Hirst.
§  Erickson sobre la arqueología aplicada.

Caso 2: Metalurgia
§  Fundición prehispánica de Batán Grande.
§  Una síntesis del desarrollo de la metalurgia andina y el caso de loshornos de fundición.
§  Un artículo del la revista Forbes. 1
§  Un artículo de la BBC. 1

Caso 3: Contactos marítimos
§  Réplicas del embarcaciones del mundo.
§  Réplicas de navíos nórdicos.
§  El Proyecto Manteño.
§  Como si una vez no fuera suficiente: Nueva aventura del Kon Tiki o copia de noticia1

Caso 4: Institutos de arqueología experimental
§  El Instituto de Lejre: el caso de un asado de chancho/puerco. Investigue los demás proyectos.
§  Jorvik Centre de York.

 

Enlaces Web recomendados


§ Televirtual Cultural Heritage Experiences.

Caso 1: Agricultura
§ Sitio de Clark Erickson – artículos, en especial: Sistemas agrícolas prehispánicos en los Llanos de Mojos.

Investigue estos recursos sobre las características de esta forma de campo agrícola, el waru waru.  E investigue este otro recurso de sistemas en contra de las heladas, de los cuales los campos elevados son uno de ellos, en ingeniería agrícola nativa andina: Así, las poblaciones andinas, por lo que vemos en los vestigios de antiguas ingenierías agrícolas, encontraron ingeniosas formas de poder explotar las severas pendientes de las cordilleras, las inhóspitas planicies del altiplano, y las áridas extensiones del desierto.

§ Morfología de campo elevado/waru waru. 1
§ Sistemas en contra de las heladas. 1
§ Abelardo Rodríguez y Ann Kendall, rehabilitación de andenes inca. (pdf) 1
§ Elías Mujica sobre andenes en Puno en el contexto de otros sistemas agrícolas. (pdf) 1


1 Si estos enlaces estuvieran inactivos solicitar al tutor una copia del texto


Página principal  index logo    correo  mail logo   

Creative Commons License Trabajo bajo licencia con Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.