This is the html version of the file http://unpan1.un.org/intradoc/groups/public/documents/un/unpan002854.pdf.
G o o g l e automatically generates html versions of documents as we crawl the web.
To link to or bookmark this page, use the following url: http://www.google.com/search?q=cache:kYPhowGQ08sJ:unpan1.un.org/intradoc/groups/public/documents/un


Google is not affiliated with the authors of this page nor responsible for its content.

Page 1
1
EL CASO CANCÚN
PONENCIA PRESENTADA POR EL DR. JOSÉ LUIS PECH VÁRGUEZ,
SECRETARIO DE GOBIERNO DEL ESTADO DE QUINTANA ROO, MÉXICO,
EN EL COLOQUIO INTERNACIONAL SOBRE GOBIERNOS REGIONALES Y DESARROLLO
SUSTENTABLE EN ECONOMÍAS BASADAS EN EL TURISMO
CANCÚN, QUINTANA ROO, MÉXICO 21 DE FEBRERO DE 2002
Me han pedido que intervenga en este Coloquio de tan singular
importancia, y debo hacerlo con una exposición referida a los que en
México llamamos desde hace más de dos décadas, el Fenómeno Cancún.
Este polo de desarrollo, fruto de un proyecto visionario
emprendido en la década de los setentas, constituye por si sólo un caso
ejemplar para el tema central de este Coloquio. Todo en Cancún parece
hablar de desarrollo y por supuesto, todo aquí parece fruto del éxito.
Cancún es ciertamente un caso de planeación exitosa, cuyas
posibilidades futuras, en los setentas, no alcanzaban a vislumbrarse con toda
certeza. Otros casos, como Acapulco o Vallarta, confirmaban para la
república la viabilidad del turismo como factor del desarrollo y alentaban
esperanzas para el naciente estado de Quintana Roo.
En un espacio de selva casi virgen, de costa brava y manglar tupido,
empezó entonces a erigirse algo que era apenas poco más que un sueño,
una ilusión que conjugaba incertidumbres con esperanzas. Sin embargo,
este sueño se cuidó mucho desde su concepción misma, se apuntaló con
fuertes inversiones de orden federal, que fueron dando paso a la
infraestructura básica que el proyecto requería, así lo urbano como lo
suburbano porque se pensó en todo, porque la meta era entonces, levantar
de la nada un centro de desarrollo que sustentara al nuevo Estado, que nos
diera las posibilidades de consolidar el autogobierno recién logrado.
Se contaba entonces con que el marco de naturaleza pródiga y
fascinante que envuelve a Cancún, fuera suficiente para garantizar su éxito
como destino turístico y el tiempo ha dado la razón a quienes así lo
creyeron.
QUINTANA ROO

Page 2
2
Decía antes, que Cancún es todo un éxito altamente valorado y
reconocido en todo el mundo. Como todo éxito, éste también tiene aristas
punzantes, algunas de las cuales ya se habían previsto desde el nacimiento
del proyecto, en tanto que, otras más, no se pudieron valorar ni prever
simplemente porque entonces eran impensables.Este polo de desarrollo
turístico creció a un ritmo vertiginoso y pronto rebasó todos los parámetros
que dictaba el momento de su nacimiento, por ejemplo: se consideraba
entonces que cada cuarto de hotel construido habría de atraer 7 habitantes a
la nueva ciudad y sin embargo, el éxito fue tal, que 30 años después, cada
cuarto de hotel construido significó 20 nuevos habitantes para Cancún, lo
que nos puede dar una idea del ritmo demográfico que cobró entonces
nuestro desarrollo.
Desde luego, un crecimiento poblacional de esta naturaleza conlleva
importantes riesgos y acumula demandas difíciles de subsanar, y sin
embargo, había también una respuesta para ello. El Gobierno Federal
contaba con reservas territoriales que fueron apuntalando el crecimiento de
la mancha urbana y la dotación de tierra resultó relativamente barata en esos
momentos.
El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), que se
convirtió en el factor de apoyo más importante para este crecimiento
desmesurado, contaba con tierra que había adquirido muy barata y fue
capaz de apoyar exitosamente la demanda que se planteaba para el
desarrollo de esta ciudad. Así, los recursos suministrados por la Federación
a Fonatur se orientaron a crear la infraestructura necesaria para nutrir el
crecimiento de un centro turístico de nivel internacional.
Agua potable, alcantarillado, energía eléctrica, urbanización,
lotificación de la zona hotelera, un puente que uniera a la isla con tierra
firme, vialidades en la mancha urbana planeada, un aeropuerto
internacional, las carreteras federales, todo ello con un costo que el
recientemente creado Estado de Quintana Roo no hubiera podido afrontar
ni siquiera medianamente.
En el arranque, y con el fin de lograr su presencia en este destino,
las marcas más prestigiadas de la industria hotelera obtuvieron precios
preferenciales. Los recursos económicos puestos a disposición de Fonatur
permitieron que el éxito de Cancún se mantuviera en niveles muy altos, en
tanto que los problemas derivados de ese mismo éxito se fueron paliando a
QUINTANA ROO

Page 3
3
un ritmo conveniente que, si bien nunca logró ser lo suficientemente ágil
para evitar los rezagos, pudo evitar que éstos se acumularan hasta niveles
indeseados de manera que pudieran convertirse en una fuente de conflictos
sociales serios.
Hasta aquí, el éxito de un proyecto de desarrollo integralmente
planeado basado en el turismo es incuestionable. Hoy, Cancún se ha
convertido en el principal recaudador de divisas para la federación, en un
aporte fundamental a la economía de la región y en una fuente de empleo
permanente para muchos mexicanos que a diario llegan y que han decidido
apostar por su futuro en Quintana Roo, así como para aquellos que ya
vivían aquí desde el principio; es decir, ha podido responder en mayor o
menor medida a todas las expectativas e, incluso, ha podido rebasar muchas
de ellas.
La planta hotelera de Cancún registra el porcentaje de ocupación
más alto del país, con niveles de 90 por ciento en temporada alta y 65 por
ciento en temporada baja, lo que le permite a Quintana Roo tener 4.3
millones de turistas cada año. El aeropuerto internacional de esta ciudad
opera más de 38 mil vuelos anuales y solamente es superado por el de la
capital de la República.
El sector comercial y de servicios del norte del estado, fuertemente
vinculado al sector hotelero, mantiene una actividad que representa hoy
mismo el 79 por ciento del Producto Interno Bruto Estatal y, como entidad
federativa, Quintana Roo aporta más del 10 por ciento del Producto
Interno Bruto Nacional en materia de turismo, en tanto que, casi 3 mil
millones de dólares ingresan a México por esta vía cada año; es decir, el 40
por ciento del total nacional. Adicionalmente, la federación capta cerca de
600 millones de dólares en impuestos cada año.
Al reverso de la medalla, los problemas derivados de un desarrollo
tan explosivo implican serias dificultades para atender toda la demanda que
se genera por la vía de la inmigración. En los últimos 30 años la población
nacional se duplicó y en ese mismo período Quintana Roo ha visto crecer
su población 10 veces; es decir que mientras la nación creció un 100%
nosotros crecimos un 1000%, o dicho de otro modo, diez veces más rápido
que el resto del país.
QUINTANA ROO

Page 4
4
Este crecimiento rebasó largamente las previsiones de vivienda de
Fonatur, que únicamente ofertó lotes para vivienda para clase media alta o
alta. Los requerimientos de tierra y vivienda de la clase baja comenzaron a
constituirse en una carga social que no era claro quien debía asumir. Por un
lado, Fonatur, conceptuándose como un organismo promotor del
desarrollo turístico, con la responsabilidad de proveer la infraestructura
general del asentamiento, se concentró en los servicios de la zona hotelera,
mientras que por el otro, los municipios y el gobierno del estado, luchaban
por obtener reservas territoriales de bajo precio para poder ofertar lotes y
viviendas de carácter social para la clase trabajadora.
Esta historia no se ha detenido en los últimos 18 años. La demanda
de vivienda, de espacio vital de urbanización de servicios y de empleo se ha
multiplicado también a un ritmo desmesurado, como lo han hecho también
los asentamientos irregulares que han obligado a afectar las reservas
ecológicas en torno a la mancha urbana y a disponer expropiaciones ejidales
para soportar el crecimiento de Cancún.
El costo de la vivienda ha crecido a la par que la demanda y desde
luego, ha sido alentado por la plusvalía generada por el éxito de Cancún
como polo de desarrollo. En los ejidos cercanos, la actividad económica ha
dejado de ser la agricultura, para dar paso a la especulación en la venta de
tierra para usos muy diversos, incluidos los bancos de materiales que
alimentan la incesante industria de la construcción. El impacto ambiental no
ha dejado de resentir estos efectos. La paradoja que ahora se plantea resulta
de la evidente vinculación entre el éxito de Cancún y la belleza de su
entorno natural que inevitablemente resulta afectado por el desarrollo.
Así, de manera suscinta, podemos darnos cuenta del enorme reto
que representa un proyecto tan exitoso como lo es Cancún. Para el
Gobierno del Estado la situación se ha tornado cada vez más compleja,
llevándolo a destinar una gran parte de su esfuerzo cotidiano y reducido
presupuesto, a la solución del conjunto de problemas que han nacido,
precisamente del éxito.
Más recientemente, la consolidación del Proyecto Cancún abrió
nuevas posibilidades de desarrollo en sus alrededores inmediatos, y el
fenómeno comenzó a expandirse cada vez más de tal manera que, en la
última década, otro fenómeno aún más complejo nos detonó en lo que
QUINTANA ROO

Page 5
5
ahora se conoce como Riviera Maya, un corredor de 120 kilómetros que,
entre Cancún y Tulum, recorre la costa del Caribe Mexicano.
Afianzada en los parámetros desmesurados de su ciudad principal,
Playa del Carmen, la Riviera Maya ha experimentado un ritmo de
crecimiento tan explosivo, que supera muy sobradamente todo lo que
Cancún significó en su momento, con el agravante de que no se dispone de
las ventajas y apoyos que en ese momento se tenían. Esta zona registra
actualmente el mayor crecimiento demográfico de América Latina y el más
alto porcentaje de inmigración de todo el país, concentrado todo ello, en
una sola actividad: el turismo. Playa del Carmen ha alcanzado un
crecimiento anual aproximado del 20%: su población se duplica cada cinco
años.
Y eso es natural, toda vez que la Riviera Maya cuenta hoy con 19
mil cuartos de hotel que han surgido en tan sólo una década, mientras que
en Cancún disponemos de 25 mil habitaciones hoteleras que se
desarrollaron en un período de 27 años. Pero además, la Riviera Maya no
cuenta con el respaldo económico de un organismo como Fonatur que
provea la infraestructura de servicios básicos que los destinos turísticos de
esta zona demandan.
La actividad económica se ha centrado en el turismo de manera casi
natural, y se han reducido las otras actividades, incluso el comercio se
realiza con base en la expectativa del turista promedio, en tanto que la
especulación de la tierra se ha convertido en una forma de vida privilegiada..
La diferencia entre el desarrollo de la Riviera Maya y Cancún, queda en
evidencia cuando sabemos que, en los últimos 27 años, Cancún ha
requerido una inversión del Gobierno Federal aproximada a los 865
millones de dólares destinados a dotación de infraestructura general y
básica, en tanto que, para la Riviera Maya, la inversión del Gobierno Federal
y estatal tan sólo ha alcanzado los 87 millones de dólares en un período de
doce años.
Es decir, que con una inversión total en infraestructura cercana al
diez por ciento de lo invertido en Cancún, la Riviera Maya atiende el
equivalente al 76 por ciento de las habitaciones de hotel de ese destino, y
esto la lleva a no disponer de la misma calidad ni cantidad de infraestructura
básica para sustentar su crecimiento. Ciertamente, Cancún paga también el
QUINTANA ROO

Page 6
6
éxito de la Riviera Maya, pues es también ciudad-dormitorio de aquellos que
aún no tienen vivienda en esa zona.
Siempre comparando, Cancún presenta hoy un índice demográfico
de crecimiento anual del 9.1 por ciento, en tanto que el Municipio de
Solidaridad, corazón de la Riviera Maya, reporta un crecimiento poblacional
del orden del 19.9 por ciento.
La problemática económica, política y social derivada es muy
compleja y se agrava porque los impuestos que el Gobierno Federal
devuelve al Gobierno del Estado no guarda proporción alguna con el
monto tributario que genera la actividad turística. Esto provoca una grave
rezago social en infraestructura de servicios básicos (agua, drenaje,
tratamiento de desechos, electricidad, etc.) que juega contra el ambiente y
afecta el desarrollo sustentable de esta zona.
Así, si bien es cierto que la actividad turística como factor de
desarrollo económico es altamente rentable, la polarización de su desarrollo
ocasiona una fuerte presión sobre los entornos social, cultural, ecológico,
económico y político. Esta presión resulta de un desarrollo sorpresivo
orientado de manera exclusiva hacia el turismo, sin el apoyo de una
planeación correcta que plantee los escenarios previsibles, anticipe los
problemas y las opciones de solución, pero además, que posibilite el
desarrollo y la consolidación de opciones diversas que mantengan la salud
de las finanzas de esa región.
El reto sin embargo ya está planteado y no puede eludirse. El
Gobierno del Estado reacciona con todos los elementos a la mano y diseña
políticas destinadas a establecer modelos de desarrollo capaces de revertir
esta tendencia y atender el rezago que la situación actual genera.
La aplicación del Plan Estratégico de Desarrollo Integral del Estado
2000 – 2025 es la manera en que vamos respondiendo a este reto, a través
del planteamiento de políticas orientadas hacia el desarrollo turístico
ciertamente, porque es la base de nuestra economía, pero también con
marcado énfasis en ecología, desarrollo urbano, política social y vivienda,
con mucho, los sectores más sensibles frente a la situación que ya he
descrito.
QUINTANA ROO

Page 7
7
El desarrollo de la Riviera Maya y la sustentabilidad de Cancún no
pueden ser dejados a la deriva ni pueden tampoco responder más a la
inercia de su propia explosividad. Por el contrario, es necesario encontrar la
manera de sustentar también el crecimiento de la Riviera, propiciar
actividades económicas alternas, diversificar la inversión y lograr que el
tributo que fiscalmente genera retorne para financiar su propia
infraestructura y soportar su crecimiento; porque no hay finanzas estatales o
municipales capaces de soportar el gasto que resulta de la situación actual.
Hoy más que nunca, debemos entender los problemas que ha
generado el desarrollo explosivo del sector turismo, como una
responsabilidad que debe ser compartida, porque si bien el reto se plantea
de manera inicial al Gobierno del Estado, sólo la asociación de esfuerzos
federales, estatales y municipales puede propiciar las condiciones necesarias
para aprovechar integralmente los beneficios que la actividad turística
genera. El desarrollo de esta región debe ser visto como una
responsabilidad compartida cuyo accionar evite la improvisación, los golpes
de timón y los esfuerzos aislados. Federación, Estado y Municipio deben
apostar a la conjunción de esfuerzos como vía única para solucionar toda
esta compleja problemática.
Adicionalmente, la inversión de los particulares y las actividades
económicas deben diversificarse, ofrecer nuevas opciones, adicionales al
turismo. Cancún es aún, en medio de todos los problemas que su
crecimiento ha originado, un ejemplo claro de desarrollo exitoso,
sustentado, apuntalado desde su origen. Es la experiencia que nos debe
guiar hacia la consolidación de la Riviera Maya como un destino también
exitoso, con menos problemas y más soluciones, capaz de soportar su
crecimiento, de ordenar su desarrollo, de garantizar su viabilidad de cara al
futuro.
Cancún es también un excelente caso para enriquecer la teoría de los
desarrollos turísticos Lo que aquí ocurre debe permitirnos sacar
conclusiones que nos ayuden en el futuro a tener una planeación más
racional. Lamentablemente ciudades como Guadalajara, Oaxaca o Mérida,
ciudades mexicanas todas ellas turísticas, no nos ayudan a entender los
problemas que la actividad turística conlleva en nuestro Estado. En esos
destinos la actividad no crece a nuestro ritmo, no se plantean tantas
necesidades de infraestructura pues son ciudades consolidadas, tampoco
QUINTANA ROO

Page 8
8
provocan inmigración de nuevos mexicanos a la zona en razón del turismo;
en síntesis, los retos que ahí se plantean son diferentes a los nuestros.
Aquí todo empezó de cero. Hoy sabemos que un cuarto de hotel
atrae más de 20 nuevos habitantes a nuestra región, donde antes no había
nada. Todos vienen con su fuerza de trabajo y una gran cantidad de
sueños... buscan un empleo mejor remunerado, necesitan tierra propia para
fincarse, una vivienda para su familia, educación para sus hijos, agua, luz,
drenaje, etc.. y el problema es que no está claro a quien corresponde pagar
la deuda social que su presencia provoca.
El empresario considera saldada su deuda con el pago de sus
impuestos, el Gobierno Federal devuelve al Gobierno del Estado, como lo
hace con las otras entidades, la misma cantidad de dinero por habitante
pues considera iguales los requerimientos sociales de alguien que vive en la
Riviera Maya (donde todo está por construirse) con el de alguien de
Guadalajara (una ciudad consolidada y sin problemas de infraestructura); a
su vez, el Gobierno del Estado transfiere a los municipios el dinero que
legalmente les corresponde y realiza obras, nunca suficientes, de
infraestructura en vivienda, drenaje, agua. Finalmente, el municipio termina
intentando pagar la deuda social que el desarrollo provoca. Y aunque el
esquema parece equilibrado, el rezago de infraestructura continúa
creciendo.
Como vemos, el razonamiento que cada ente asume para justificar
su participación insuficiente en la solución del problema nos puede
conducir a conclusiones impropias. La realidad es que el crecimiento de la
actividad turística en Quintana Roo debe conceptuarse bajo una nueva
óptica. Observemos sus características más importantes:
Es el mejor producto turístico de sol y playa del país
Es el destino que más atrae la inversión extranjera en turismo
Aporta el 40% del producto interno turístico
Genera una gran cantidad de divisas y recursos fiscales para el
país
Es un motor para el desarrollo regional
Es una oportunidad de empleo bien remunerado para miles
de mexicanos
QUINTANA ROO

Page 9
9
Es una actividad que ocurre en una región nueva donde toda
la infraestructura debe crearse
Su ritmo de crecimiento es el más alto de Latino América
Si realmente nos atreviéramos a ver la actividad turística de
Quintana Roo como uno de los productos más atractivos de venta de una
gran empresa llamada México, entonces sabríamos que tenemos dos
productos líderes: Cancún que se encuentra en proceso de maduración y la
Riviera Maya en plena etapa de crecimiento y con un potencial superior al
de Cancún. Lo que Cancún ha requerido en inversión de infraestructura
para ser exitoso, debe ser el parámetro a considerar si deseamos hacer
ordenado el crecimiento de la Rivera Maya. Cancún ya está maduro
mientras que la Riviera Maya está a la espera de ser tratada por el Gobierno
Federal, a nivel de inversiones en infraestructura, como en su momento fue
beneficiado Cancún, y como debe ser tratado un producto exitoso en
crecimiento.
Si en México, nuestra gran empresa, consideramos que el Turismo
es bueno para el desarrollo nacional por su impacto en divisas, empleo,
impuestos, crecimiento, etcétera, el Gobierno Federal deberá asignar los
recursos fiscales necesarios para darle un desarrollo sostenible. La actividad
turística de Quintana Roo demuestra ser altamente benéfica para el
desarrollo nacional y no debemos violar impunemente las reglas de
inversión en infraestructura que nos ha enseñado el desarrollo de nuestro
destino líder. Violarlas denotaría ausencia de visión empresarial y social. Si
como nación estamos apostando al turismo, démosle a la actividad lo que
ésta ha demostrado que requiere para no degradarse. Finalmente, los
impuestos que la misma generará rembolsará largamente el esfuerzo inicial
que hoy realizamos. Esa es la respuesta.
En Quintana Roo, con Cancún y Playa del Carmen, tenemos dos
caras de una misma cosa, dos facetas del desarrollo según su tratamiento,
acordes cada una de ellas con la manera en que se fueron presentando.
Ambas son, en conjunto, una muestra clara de las enormes posibilidades de
desarrollo que provee el turismo, pero también de los grandes problemas
que puede ser capaz de generar.
Sustentar el desarrollo de una región implica observar todas las
vertientes del crecimiento económico e involucrar en él a todos los
protagonistas. Cada quien debe jugar el rol que le corresponde visualizando
QUINTANA ROO

Page 10
10
la actividad turística en forma integral. Un país no debe orientar una región
hacia el desarrollo turístico buscando solamente los beneficios nacionales.
Debe también reconocer y pagar los costos de inversión necesarios para
hacer productiva hoy y en el futuro la actividad en esa región.
Esa es la gran tarea que tenemos aquí, ahora. Esa es también la gran
lección que de Cancún podemos aprender.
Muchas gracias
Fuentes::
Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR)
Secretaría de Turismo (SECTUR)
Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado
Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)
Secretaría de Hacienda del Gobierno del Estado
Instituto de la Vivienda del Estado de Quintana Roo (INVIQROO)
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI)
QUINTANA ROO