Explorando Wiñay Wayna

Wiñay Wayna es un sitio Inca, vecino a Machu Picchu, situado sobre un espolón montañoso que domina el río de Urubamba. Fue descubierto por la expedición científica de Wenner Gren a América hispánica, que investigó sitios arqueológicos y a poblaciones andinas en 1940-42. Paul Fejos y su equipo documentaron un número de sitios sobre o cerca al uno de los caminos inca que se dirigían a Machu Picchu, un camino ahora conocido como el "camino del Inca" por los miles de caminantes que lo recorren anualmente. El nombre Wiñay Wayna fue dado posteriormente a la ruina por el eminente arqueólogo peruano, Dr. Julio C. Tello, cuyo significado Fejos divulga como "juventud eterna."

Las ruinas consisten en dos sectores residenciales superior e inferior, interconectados por una larga y empinada escalera, flanueada en su recorrido por una serie de estructuras que guardan manantiales, designadas a menudo como "baños." Una extensa área de terrazas probablemente agrícolas yace al norte del complejo de estrcuturas y escalera. El sitio no es inusual para esta región: las concentraciones compactas de la arquitectura que se confroman, y a menudo se aprovechan de la topografía local. La mampostería es de variable calidad, pero porciones significativas se realizaron con alta calidad de montaje de la piedra. La naturaleza del sitio como puesto de observación, su ubicación cerca a la importante vía de acceso inca, y la inversión representada por su arquitectura sugieren que fue un lugar de una cierta importancia durante la ocupación inca de esta parte del valle del río Urubamba.