El Periodo Inicial

© Alvaro Higueras 2003

Ecología, recursos y subsistencia

En este periodo hay un aumento constante en el número de la población en los desiertos y valles de la costa pacífica. Es en este tiempo en el quue disminuye la dependencia en la caza y recolección en zonas de "lomas" mientras que la dependencia en la horticultura aumenta llegando pronto a niveles que la califican como agricultura.

Las altas proporciones de cultigenos (algodón, habas, papas, maní, palta) en áreas domésticas, basurales y en estructuras del almacenaje de sitios de este período (e.g. en Pampa de las Llamas en el valle de Casma) son evidencia de los inicios de la agricultura y de una organización controlada de la producción de alimentos. La creciente dependencia en plantas y frutas se correlaciona con un mejoramiento de los campos que rodean sitios con nuevos trabajos de irrigación, tales como canales y y formas especializadas de surcos.

La nueva localización de la mayoría de los nuevos sitios de este período es consistente con los nuevos intereses de la explotación agrícola: los sitios se mueven desde el áreas al borde del mar al cuello de los deltas de valle y valles bajos, 10-15 kilómetros tierra adentro (excepto en algunos sitios del período Precerámico que continúan siendo ocupados). En la figura abajo, Caballo Muerto ubicado en el cuello del delta del río de Moche, donde se puede controlar las aguas de irrigación necesarias para los campos próximos (note sobre la esquina derecha inferior los campos cultivados hoy en día) y todo el valle.

Las necesidades de una agricultura cada vez más extensa en los valles aluviales de la costa requirieron un control de los campos y del ciclo de crecimiento agrícola. Se sugiere que la responsabilidad de dirigir y de controlar estas tareas estaba a cargo de un grupo de los sacerdotes que sabían predecir los ciclos agrícolas y dirigir así las tareas. Las observaciones del cielo con el movimiento de las estrellas podían anunciar los momentos importantes del ciclo agrícola: la plantación, irrigación, germinación y la cosecha.

Caballo Muerto / Huaca de los Reyes

Asentamientos
Los principales sitios registrados hasta la fecha para este período están situados en la costa del norte, donde un alto número de proyectos de prospección de asentamientos los ha registrado. Muchos de los últimos sitios del Precerámico continuarán siendo ocupados y serán reformados para integrar las nuevas características arquitectónicas de este período (que se generan a partir de patrones arquitectónicos básicos del Precerámico.) Los sitios más representativos de este período son:
Valle de Moche 1   Caballo Muerto
Sur de Casma 2   Las Haldas
Valle de Casma
  • Cerro Sechín
  • Sechín Alto
  • Pampa de las Llamas
  • Moxeke
Valle de Chillón 3   El Paraíso
Valle de Rímac 4   La Florida
Valle de Lurín 5   Cardal
Sitios de la Sierra
Cajamarca
  • Huacaloma
  • Kunturwasi
  • Pacomanpa
Ancash
  • Chavín de Huantar

Recursos Flash

Los complejos de templos en U más importantes Los complejos de templos en U del valle de Casma Escuche más sobre Caral, Supe, por su investigadora,
Dr. Ruth Shady
Sociedad La existencia de establecimientos de gran tamaño y monumentales indica las primeras etapas de una organización social compleja de la sociedad y sus poblaciones, lo más probable bajo una estructura de poder de tipo religioso. Estos trabajos a gran escala indican pasos iniciales de la organización comunal del trabajo. Las sociedades andinas desarrollarán los mecanismos complejos para el trabajo comunal y las sociedades de nivel estatal emprenderán trabajos de gran escala usando el trabajo humano como una forma de tributo al estado.
Evolución de la arquitectura  monumental

 

 

 

Los esfuerzos arquitectónicos en este período continuarán con las innovaciones importantes del período anterior. La estructura arquitectónica monumental encontrada en los complejos siempre más grandes consiste en un templo en forma de "U", una evolución de la sola pirámide truncada del último período de Precerámico. Los patrones de la arquitectura monumental continuarán siendo desarrollados con la introducción de algunas características arquitectónicas nuevas, el uso del adobe y de la piedra en edificios, y el comienzo de un arte monumental de adornar los edificios.

El templo en forma de "U", orientado hacia las cabeceras del valle, se construye con una combinación de:
  • una pirámide truncada alta (en el fondo de la U) hecho de plataformas sobrepuestas, hasta de 25m.;
  • dos alas, flanqueando cada lado, y de una altura más baja, del montículo central;
  • dos brazos, plataformas estrechas, alargadas, y paralelas entre ellas, perpendiculares a las alas, formando
  • una plaza central plana, abierta, y rectangular, dominada por los elementos antedichos, y que se abre hacia las cabeceras del valle; esta área plana pudo haber sido cultivada de manera estacional;
  • pozos hundidos circulares, localizados en los empalmes de las alas y de los brazos, y en el centro de las plazas abiertas;
  • atrios en cada una de las dos o más plataformas del montículo(s) que domina la plaza; el atrio, al que se accede por anchas escalinatas del lado de la plaza, es adornado con elaboradas figuras monumentales elaboradas de barro y pintadas de forma policroma.
Cerámica

initialpottery1.jpg (6119 bytes)

Venus de Curayacu (región de Lima)
 © MNAAH

En el Periodo Inicial se comienza a usar la arcilla para crear recipientes que imitan a las calabazas que fueron utilizadas en el período anterior para cocinar y para almacenar líquidos y granos (de hecho, las calabazas fueron preparadas a menudo con un revestimiento de arcilla), así como para imitar las canastas que habían sido muy usadas (pero cuya preservación en áreas de basural es menos común). Los recipientes de arcilla cocida tendrán más resistencia y longevidad. Las figurillas de la arcilla seca y sin cocer seguirán siendo producidas pero muy pronto versiones más elaboradas serán también cocidas cuando mejoren las técnicas de manejo de hornos.

Este nuevo conjunto de cerámica consistirá en ollas sin cuello, botellas con cuellos altos y estrechos, tazones grandes y poco profundos, y, en algunos casos, platos abiertos. Las nuevas formas como tazones, con ángulos rectos en la base, prosperarán en éste y el período siguiente.

Las arcillas usadas en este período son toscas, con mucho exceso de arena y de hierba, y con una cocción sin buen control de calor en hornos simples, abiertos, produciendo por lo tanto piezas monocromáticas, que varían entre tonos rojizos y marrones, a menudo con manchas negras debido al contacto con el carbón de leña.

Antes de la cocción se alisa la superficie de arcilla seca de manera tosca, a menudo con los dedos o con un cepillo de hierba que produce una estriación heterogénea del recipiente. Éste no es el tipo de alisado que dará un aspecto brillante a las superficies de cerámica cocida en períodos más tardíos.

Se inicia una tradición de decoración de la cerámica, de forma simple y de con partes de los recipientes modeladas. Las incisiones, de diverso ancho y forma, dominan la decoración: líneas, círculos, formando triángulos, puntuando zonas, a menudo acabado con pigmento rojo impregnado en las incisiones. Los efectos de la decoración incisa variarán dependiendo de qué etapa del proceso de secado de la arcilla fueron hechas las incisiones (pues las incisiones sobre superficies muy secos producen incisiones delgadas, superficiales, y desiguales; mientras que en superficies húmedas es fácil hacer incisiones definidas y profundas). Hay también casos de incisiones hechas en recipientes ya cocidos.

La técnica del modelado consiste en pequeños apliqué (pedazos de arcilla húmeda aplicados a la superficie de la pieza) a diferentes áreas de los recipientes, sobre los cuellos generalmente anchos, con paredes formadas para asemejarse a cabezas humanas. Los apliqués, con el que se hacen oídos, narices u ojos, podrán a su vez tener incisiones y estar rodeadas de ellas para crear la decoración.

Otro artefacto de cerámica que será común en este período son los sellos planos y cilíndricos, que se utilizan para estampar los textiles del algodón con diseños en el sello de diferentes colores, pero predomina el pigmento rojo.

El desarrollo de la cerámica de este período se ha documentado en varios sitios de los Andes Centrales: Pandanche, en la sierra de Cajamarca, Guañape y Las Haldas en la costa norte, Ancón y Curayacu en la costa central, Hacha en la costa sur, y Kotosh Waira-Jirca en las laderas orientales de los Andes. Casi todos estos sitios tienen una ocupación que continua durante el Período Formativo.
Textiles

initialtext1.jpg (5301 bytes)

Tejido llano con algunas urdimbres de algodón gruesas y toscas © MNAAH


huacaprieta
doble pulso para abrir; un pulso para cerrar

Tejido de urdimbres suplementarias que diseñan un ave, de Huaca Prieta.
Este es un periodo de innovaciones en el arte textil en los Andes Centrales. Los ejemplos más importantes provienen de Pampa Gramalote y de Huaca Prieta en el valle de Chicama y Las Haldas en la costa del norte, Ancón en la costa central, y Hacha y Erizo en la costa del sur.

En Pampa Gramalote encontramos el predominio de la técnica de tela llana. El uso de tramas entrelazadas sobre la tella llana representa alrededor de un cuarto del conjunto textil. Algunos casos combinan ambas técnicas: los tejidos son producidos alternando tela llana y las urdimbres adicionales para producir la decoración estructural de textiles, como en el caso de Huaca Prieta.

La técnica de la tela llana extenderá a toda la costa hacia el final del Periodo Inicial, e implicará el uso de un telar (es posible que al principio el telar horizontal fuera utilizado para los tejidos con tramas entrelazadas). Las diferencias en técnicas en la costa del sur, central, y del norte no implican diferencias en el aspecto final de textiles; estas diferencias se encuentran en la producción de hebras y la combinación de ellas para crear urdimbres y tramas (Wallace 1979). Estas variaciones complejas variarán otra vez en el siguiente periodo, pero relacionado sobre todo con la introducción de las nuevas técnicas decorativas. Por ejemplo, el alto número de tramas apareadas, usado sobre todo en la costa norte y sur, puede representar una continuidad de la técnica de entrelazado que utilizaba tramas apareadas, pero desaparecerá casi totalmente durante el Periodo Formativo.

Los métodos decorativos usados hacia el final del Periodo Inicial y a principios del Periodo Formativo no se relacionan solamente al uso del telar y de la tela llana pero se relacionan también con técnicas en las que las lanzaderas del telar comienzan a desempeñar un papel importante, para ayudar al uso de diversas bobinas de hilos de diversos colores. El algodón en sus diversas tonalidades naturales de blanco al marrón oscuro es la fuente principal para los hilos.

Las dos técnicas principales iniciadas durante el Periodo Inicial son: urdimbres discontinuas, tramas suplementarias (brocado), y el comienzo de la tapicería (kelim).

Las relaciones estructurales entre la tela llana y estas técnicas decorativas son importantes. La tapicería, de que se desarrollará aun más durante el Formativo, se deriva de la decoración de urdimbres discontinuas y tejidos de cara de urdimbre. Durante el fase final del Periodo Inicial el uso extenso de la decoración con la urdimbre irá disminuyendo, pues es una técnica poco adecuada para crear áreas de color sólido en tejido. Esta técnica entonces será substituida por la técnica del kelim donde la compresión de los hilos de la trama, ayudada por las lanzaderas, crea una mejor área de color sólido en el tejido.

El tapíz se convertirá en una técnica central en los Andes Centrales hasta hoy. Es muy popular y muy versátil, con una amplia gama de complejidad y potencial para la decoración: de franjas verticales (con diversos colores de la urdimbre, una variación de los procedimientos del tejido llano), franjas horizontales (con diversos colores de trama) a los diseños complejos (que aparecerán en el Periodo Intermedio Temprano).

Si es que una verdadera técnica de tapíz no se utiliza, la técnica más cercana de este periodo es el brocado, que es una decoración hecha con las urdimbres adicionales creando porciones adornadas en la tela llana.

Los colores más comunes son los hilos marrones claros a marrones oscuros ligeros, con algunas casos de hilos azules (teñidos con tintes de plantas).

Finalmente, la técnica de la decoración urdimbres suplementarias (o brocado) también se hace en tela llana. No obstante, es una técnica usada poco durante los periodos Inicial y Formativo pero será más popular en épocas más tardías.

Las innovaciones de las técnicas textiles en el Periodo Inicial se concentran en el uso del telar para crear tejidos llanos. Y el telar permite desarrollar muchas otras innovaciones que afecten los diseños de los tejidos. Pero la decoración no es demasiado compleja, sobre todo concentrándose en patrones de franjas y a cuadros. Los trabajos magníficos de artisans en Huaca Prieta son una excepción.
Metalurgia
Antes del descubrimiento de un entierro con los fragmentos de metal en el sitio de Muyu Moqo, Andahuaylas, fechado para el 1500 a.C., se había pensado que la primera modificación de metal, y por lo tanto de actividades metalúrgicas, ocurrió durante el Periodo Formativo de la costa norte.

Las ofrendas en el entierro de Muyu Moqo incluyeron nueve escamas del oro, finamente martilladas, y con cuentas de lapiz lazuli en las manos de los difuntos. La boca tenía ua cuenta grande con una hoja laminada de oro enrollada insertada en su agujero central. Los fragmentos son pequeños (5 mm) y la hoja es 41 mm de largo. Los instrumentos metalúrgicos encontrados consistieron en tres martillos cilíndricos de piedra y de un yunque, y algunos tazones piedra donde puede ser que hayan probado el recocido para evitar de agrietar la hoja. Es interesante observar que los tres martillos no eran de dureza similar: son de basalto, de piedra arenisca, y un martillo de tiza: cada uno serviría por las diferentes fases del martillado.

La evidencia más importante del trabajo del metal en este periodo viene de los sepulcros de San Pedro/Kunturwasi en la sierra de Cajamarca. Sus piezas demuestran la destreza de los artesanos en producir artefactos laminados de oro: placas planas con iconografía de felino compleja, coronas tridimensional hechas con cortado de laminas y decoración de repoussé.
Vea una muestra.
Líticos

initialstone1.jpg (7187 bytes)

Mano y mortero de piedra pulida  © MNAAH

En este periodo hay fuerte aumento del uso de piedras de moler: morteros, batanes y manos, usados sobre todo para el proceso de moler granos. Pero los tazones de piedra y las manos de piedra pequeños también se utilizan para moler pigmentos y en actividades de metalurgia. 


Entierros Los entierros en este periodo comienzan a demostrar más ofrendas refinadas, pero la diferenciación social no es siempre evidente en cada sitio. En este sentido, tenemos los entierros de Kunturwasi en un extremo, y por otro los de Cardal. Los entierros en ambos sitios están asociados a la arquitectura monumental. Pero los entierros en Kunturwasi están preparados con mucha riqueza, mientras que los entierros sobre el montículo principal en Cardal muestran un número limitado de ofrendas funerarias: pocas vasijas ordinarias; un hombre adulto tenía un collar de los dientes de león de mar y orejeras hechos de vértebras de bufeo. En Cardal, la mayoría de los entierros de la élite demuestran pocos objetos de alto estatus, mientras que en Kunturwasi no hay duda que los objetos del oro están restringidos a muy poca gente.
Sumario

El tópico de discusión principal para entender las sociedades humanas en este periodo gira alrededor de la existencia de sociedades de nivel estatal (o, dicho me manera general, "civilización") en un tiempo tan temprano como el Periodo Inicial. La discusión se ha concentrado en la evidencia disponible del valle de Casma, que tiene la ocupación más densa de la arquitectura monumental en este periodo, y últimamente en torno al valle de Supe y a los argumentos del desarrollo muy avanzado de las sociedades que habitaron el sitio de Caral y su región. A su vez, la discusión sobre este tema se puede extenderse también a la ocupación del valle de Lurin, donde hay también un alto número de los sitios de este periodo con características monumentales. La discusión es iniciada por T. y S. Pozorski, arqueólogos que trabajan en el valle de Casma hace más de una década. El contra argumento es presentado por R. y L. Burger, que trabajan en el valle de Lurín para el mismo periodo. ¿Qué dicen?

ARGUMENTO: Los Pozorski creen que una organización de nivel estatal existe en Casma por 1500 a.C. Los sitios de este periodo serían en conjunto parte de un sociedad unificada; discuten que las necesidades y las obligaciones de la agricultura de irrigación, muy presente en Casma, requieran una administración unificada.

La evidencia arqueológica en el complejo de Pampa de las Llamas/Moxeque apoya la existencia de edificios creados para diversas funciones: Huaca A dedicada para el almacenaje, con el acceso y barreras restrictivas; montículos pequeños alrededor de Huaca A; plataformas residenciales con diversas calidades de la construcción, por lo tanto evidencia de viviendas para la gente de diversos estatus.

Proponen que durante el Periodo Inicial hay una jerarquía compleja de sitios con diversas funciones que formen la esencia de la organización política de nivel estatal. Sugieren que Taukachi-Konkan, por su evidencia residencial de alto estatus es la capital de la sociedad, aunque este es un argumento menos convincente. Sechín Alto era también un sitio importante, con la pirámide más voluminosa de toda la prehistoria andina. ¿Por qué no puede ser allí la capital?

Finalmente, identificaron un icono común en muchos de los sitios del valle, y lo han interpretado como emblema para la sociedad. (Este tipo de análisis se utiliza en otras regiones del mundo, como por ejemplo en Monte Alban, México, donde la historia de los periodos tardíos se ha interpretado usando los emblemas de ciudades de la región.)

CONTRARGUMENTO: Los Burger, tomando datos de sus propias investigaciones de cómo funcionó el valle de Lurín, dudan que una organización política de nivel estatal unnió a todos los sitios del valle de Casma.

Usando la lista de rasgos para definir las sociedades de nivel estatal (creadas originalmente por Gordon Childe en su estudio del Cercano Oriente), los Burger no pueden encontrar la evidencia de varios rasgos que caracterizan al estado:

  • poca evidencia de talleres, por lo tanto de especialización del arte (a excepción del arte escultórico en los monumentos);
  • poca evidencia de otras ocupaciones a parte de la pesca y la agricultura, por lo tanto ninguna especialización ocupacional;
  • ningun emblema para la sociedad;
  • la diferenciación de la arquitectura residencial en dos grupos principales no se correlaciona con la semejanza del contenido de la basura de las viviendas de ambos tipos;
  • en esa misma línea, los entierros encontrados en ambas áreas tienen el mismo tipo de ofrendas, por lo tanto indicando que no hay ninguna diferencia de clases. (Esta línea de la evidencia necesita mayor investigación, aunque ésta es la misma conclusión a la que llegan los Burger con los datos de entierros del valle de Lurín).
Los Burger sugieren que un alto estatus pudo haber sido alcanzado por una persona que es un líder en la sociedad, por ejemplo, encargada de dirigir actividades religiosas y de construcción. Su progenie no habría gozado de su estatus. Sin embargo, esta persona habría recibido un entierro significativamente más rico. (Cuando es el estatus es adscrito, cuando las clases sociales están establecidas, habrá una distribución diferenciada de las ofrendas de entierros, generalmente indicado por infantes que reciben las ofrendas que nunca habrían podido 'obtener' durante sus vidas.) Las clases sociales, de tres o más niveles, son una parte esencial de una sociedad estatal.

Otras características de una sociedad estatal que no se ha documentado: grandes números de población; ningún sistema de escritura y registro. Como lo demuestran las sociedades estatales andinas más tardías, que no inventaron nunca la escritura -pero que si crearon sistemas de registro- no todos estos ragos deben estar presentes para llamnar a una sociedad estado, pero sí una mayoría y ellas desarrolladas en gran escala.

Los Burger conciben al valle de Casma dividido en unidades políticas independientes y de igual poder, y similares, que viven en sus propias tierras y manejan sus propios sistemas del agua (puesto que no encuentra ninguna evidencia de trabajos de irrigación a gran escala). Dudan que había una jerarquía de sitios englobando a todos los asentamientos del valle en un solo sistema; eran unidades políticas de diverso tamaño, manteniéndose independientes.

Los Burger no están impresionados con la monumentalidad de los edificios del valle de Casma; guardan la misma posición para el valle de Lurin. Consideran entonces que la complejidad en ciertas características de la ocupación del valle de Casma pertenece a una sociedad pre-estatal. Los Pozorski insisten en concebir la temprana monumentalidad del valle de Casma como una desarrollo temprano del estado en los Andes.

Más recientemente, con el largo estudio en el valle de Supe, R. Shady, la investigadora de Caral, se inclinará por calificar a las sociedades que construyeron a principios del Periodo Inicial conjuntos de pirámides muy extensos como "civilización" adjudicándoles, aunque con evidencia muy limitada, casi todos los rasgos que caracterizan al estado, retrocediendo significativamente entonces la edad de la concepción de la sociedad estatal en los Andes.

Enlaces a otros periodos
Periodo Precerámico Periodo Formativo Periodo Intermedio Temprano
Horizonte Medio Periodo Intermedio Tardío Horizonte Tardío
Introducción
Página de Arqueología Andina y Tiwanaku

Barra de Recursos   4 Suyus Andinos